Páginas vistas en total

domingo, 27 de mayo de 2012

CHEEVER Y YO

El 27 de mayo nació el genial escritor norteamericano John Cheever. El mismo día que yo. Sólo que él hace hoy cien años y yo unos poquitos menos, treinta y cuatro. Nada más lejos de mi intención compararme con un autor de tal calibre. Aunque se me ocurre imaginar que quizás algo tengamos en común aquellos que hemos nacido bajo el mismo signo, y más el mismo día. O tal vez sea en este caso concreto, no sé. Tampoco me disgusta ser afín en nacimiento al historiador y sociólogo árabe Ibn Jaldún (1332) o a la primera feminista y activista social peruana Mª Jesús Alvarado Rivera (1878), por ejemplo.
Pero volviendo a Cheever, indudablemente quisiera poseer algo de su talento creativo. Si bien es posible que este fuera en parte fruto de su personalidad atormentada y compleja. Cierta dualidad debemos tener los géminis y en eso sí me reconozco. Tristeza y pesimismo; alegría y vitalidad.
John Cheever nunca fue feliz, porque quizás la felicidad no exista, cada uno la entendemos a nuestra manera. El alcohol, los conflictos familiares, los deseos frustrados y una sociedad hipócrita contribuyeron a unos relatos duros pero sinceros, dolorosos a la vez que esperanzadores, con final normalmente abierto, como para no cerrar del todo la puerta a la ilusión.

"Y sé que el sonido de la lluvia despertará a algunos amantes y que su sonido parecerá parte de esa fuerza que arrojó a uno en brazos del otro. Después, me siento en la cama y exclamo en voz alta, para mí mismo:
–¡Calor! ¡Amor! ¡Virtud! ¡Compasión! ¡Esplendor! ¡Bondad! ¡Sabiduría! ¡Belleza! –Se diría que las palabras tienen los colores de la tierra, y mientras las recito siento que mi esperanza crece, hasta que al fin me siento satisfecho y en paz con la noche."
                       "Una visión del mundo", John Cheever, The New Yorker, 1962

A lo mejor no es cierto que quiera parecerme a Cheever, que sólo sea la excusa para esta entrada del blog. Pero sí creo que se merece este regalo de cumpleaños.

1 comentario:

  1. Tú tienes mucho de Géminis, pero también se te ha pegado algo de Libra. Sí es cierto que estos dos signos, no sé el porqué, se complementan bastante.
    Dices que Cheever nunca fue feliz, es muy dificil serlo. Las vidas atromentadas tienen su parte buena y su parte mala.

    ResponderEliminar