Páginas vistas en total

domingo, 6 de mayo de 2012

NECESIDADES

Nos creamos necesidades que nos impiden ser felices. Si pensamos fríamente qué precisamos para vivir nos daremos cuenta de que no es tanto. Pero en estos tiempos parece que la felicidad y la satisfacción se miden por la cantidad de cosas que poseemos. Tener, tener y tener. Cosas, casas, siempre más que el otro, que nos atan sin darnos cuenta a una vida de complicaciones. Y, por supuesto, aparentar.
Quizás esta crisis nos haga reflexionar y volver a cierta austeridad, que no significa miseria sino simplemente dignidad y verdadero bienestar. Que el peso de nuestras posesiones no nos aplaste.
Está claro que necesitamos muchísimas cosas para nuestra comodidad, sin embargo, también hay otras muchas que son accesorias y prescindibles. Y no digo esto apuntando con mi dedo acusador. Seguro que yo soy la primera en caer en esta espiral. Por eso a veces me da por recapacitar y siento ganas de nadar contracorriente y salir de ella.
Me quedo con estas palabras de Lope de Vega:
"Viviendo todo falta, muriendo todo sobra".

CDR

1 comentario:

  1. La muerte se suele ver muy lejana, cuando, en realidad, está ahí. Sentimos necesidad de acumular cosas ¿para qué? Efectivamente, todo o, casi todo, sobra.
    Creo que es un círculo vicioso al que nos lleva esta puñetera sociedad en la que vivimos. Es muy difícil decolgarte del tren. Sin duda, pocos, pero algunos lo consiguen. Brindemos por ellos.
    Mª Ángeles.

    ResponderEliminar