Páginas vistas en total

miércoles, 25 de julio de 2012

FARSA Y FRACASO

Si han escuchado alguna vez que la vida es puro teatro, que somos meros personajes de una farsa llamada vida, pueden leer la última  novela de Enrique Vila-Matas, Aire de Dylan, para convencerse de ello.
Partiendo de la figura del cantante de las múltiples identidades, Bob Dylan, como paradigma del artista moderno, representante de una cultura americana que persiste en la obra del catalán, y recreando la historia de Hamlet a su manera, Vila-Matas construye un teatro sin teatro para representar una farsa sobre la literatura posmoderna, sobre el intelectualismo, sobre Barcelona, sobre sí mismo y sobre el mundo en general. Sí, es cierto, suena a algo muy ambicioso. Y lo es. Lo mejor, que el autor sale más que airoso, con su aire "infraleve". Una historia de tintes shakesperianos pero también cervantinos -además de otras múltiples influencias literarias y culturales- en la que Vilnius, el protagonista, nos lleva de la mano por un recorrido delirante con toques detectivescos, sin que la trama, sin embargo, tenga nada de trepidante.
Es tan sencillo como que un padre, escritor recientemente fallecido -Lancastre-, parece filtrar su memoria en la mente de su hijo, fracasado y encogedor de hombros profesional, cuyo único afán es potenciar su parecido con Dylan. Se contrapone así durante toda la novela la cultura del esfuerzo y de la superación con el arte de no hacer nada. Aderezan el argumento un escritor que ha decidido dejar de escribir, una chica guapa con talento pero sin ganas de usarlo, una madre malísima y su amante no menos grotesco. Como trasfondo, la búsqueda de la autoría de una misteriosa frase que da sentido a la vida de Vilnius, con viaje surrealista a Hollywood incluido, el supuesto asesinato de Lancastre y el objetivo de escribir las memorias póstumas -y apócrifas- de este. Al final, un giro inesperado quiebra el hilo imitador de la obra hamletiana.
Un pequeño lío que requiere, por supuesto, continuos cambios de tono y de registro, lo que da una gran riqueza literaria a esta novela, profunda y compleja, vilamatiana a más no poder. Impregnada de ese humor crítico y mordaz que acribilla nuestras convicciones.
Las dudas, el fingimiento, el destino, la relación entre la literatura y la vida son temas constantes en la narrativa de este originalísimo y peculiar escritor, de imaginación poderosa, que sabe sorprender a sus lectores con cada nueva entrega.

CDR

4 comentarios:

  1. La vida es un sueño o una realidad, un escenario con bajada y subida del telón. Interesante … la leeré.
    Mona Herrera Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Bonito texto para "el pequeño lío".

    Ana Nocab.

    ResponderEliminar
  3. Visión en el más claro estilo vilamatiano, buena lectura y mejor interpretación. Ya formas parte del clan.
    PMD

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo vas perfilando! Estás creciendo por momentos, literariamente hablando, claro.
    Tati.

    ResponderEliminar