Páginas vistas en total

domingo, 22 de julio de 2012

QUIÉRETE MUCHO

Quererse a uno mismo es algo tan lógico que se da por sentado. Pero no siempre es así. Se dice que nadie te puede querer si tú no te valoras primero. Tampoco es del todo cierto. Porque hay personas que son muy queridas por quienes las rodean y ellas, sin embargo, tienen su autoestima por los suelos. Esto viene a decir que no es imprescindible un alto aprecio de sí mismo para llevar una vida normal. Pero resulta que si no te quieres, tarde o temprano esto se convertirá en un problema. Y afectará sin remedio a esa vida normal que estabas llevando.
¿Qué puede motivar que una persona no se quiera? Quitados los casos en que la autoestima se ha visto mermada desde la infancia por unos padres fríos o violentos, o en la edad adulta por una persona dominante y experta en acomplejar a quien tiene al lado, la mayoría se deben, simplemente, a una concepción equivocada de la propia persona. Es decir, es algo sumamente subjetivo. Si una niña, desde pequeña, ha estado descontenta con su cuerpo, por ejemplo, puede que haya crecido sin caer en las redes de la anorexia ni de la bulimia, puede que sus familiares y amigos piensen que aquel complejo fue superado y en nada le afecta ya, o ni siquiera supieran que lo tenía, pero a la mujer de hoy le sigue perjudicando esa idea. Y esa mujer es inteligente, sacó una carrera y ejerce su profesión, tiene una familia maravillosa, desde fuera se la ve guapa, se la considera simpática y extrovertida, ni un solo motivo para sentirse desagusto. ¿Entonces? La mente es muy poderosa y puede ser fuerte para sacarnos de las situaciones más duras, pero también para hundirnos en nuestras propias miserias. Hay que luchar contra ello. Y cuesta. Por eso hay que acudir a todo aquello que sirva de ayuda. Por eso hay que confiar en quienes nos quieren. Pero también mirar en nuestro interior, dialogar con nosotros mismos siendo sinceros, sin hacernos daño. Aceptarnos es el mayor éxito que podemos conseguir en esta vida.
No somos perfectos, ninguno, ni siquiera los que lo parecen o los que se lo creen. Cada uno es único y por eso todos somos especiales. Tú también, amiga. Así que, quiérete mucho.

CDR

3 comentarios:

  1. La perfección no existe. Aceptarnos cada uno como somos es difícil, pero se puede intentar, creo que es más complejo que te acepten los demás de una forma incondicional.
    Tati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si son amigos de verdad te aceptarán sin condiciones. Pero uno mismo se puede convertir en el peor enemigo.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo CDR, el peor enemigo de uno mismo soy yo no hay otro cuento

    ResponderEliminar