Páginas vistas en total

sábado, 25 de agosto de 2012

EN BLANCO

Hace unos días vi un cartel publicitario anunciando una marca de folios con el siguiente eslogan: "Las grandes ideas comienzan en una hoja en blanco." Y pensé que, para la mediocridad que reina hoy en día en la publicidad, ésta era una frase bastante buena.

Eso me llevó al momento crucial del proceso creativo en que hay que enfrentarse con ese blanco impoluto y virginal del papel, para plasmar al menos una idea que te lleve a escribir algo.

Seguidamente, en una asociación de ideas inconexas, que sin embargo mi mente asoció, me trasladé a mis noches en blanco, es decir, de insomnio, en que precisamente más ideas se me ocurren para escribir.

Llegada a este punto, me di cuenta de que estaba conduciendo y de que esos pensamientos me despistaban de mi tarea. Lo cual me hizo reflexionar sobre las distracciones al volante. Menos mal que no hay radares de detección de ideas ni medidores que indiquen cuántos problemas, ilusiones, proyectos, citas, enfados, etc. llevamos rondando por la cabeza mientras conducimos.

Porque, al menos yo, por más que lo intente, no consigo dejar la mente en blanco ni un segundo. Creo que ni siquiera durmiendo llego a desconectar del todo. Por eso, a menudo quisiera contar con un interruptor, como si fuese un aparato más de la casa, y apagarme por completo durante las horas de sueño. Tal cosa conllevaría, claro está, tener cada mañana a alguien cerca para que me encendiera a la hora justa, porque ¿cómo conectarse una misma si está desenchufada? Esto es de una lógica aplastante.

Y hablando de lógica, recuerdo que ya queda poco para retomar las clases. Finales de agosto, exámenes de septiembre. Si es malo esa especie de hórror vacui que produce al escritor el folio níveo, no digamos a los alumnos el quedarse en blanco ante las cuestiones planteadas para superar la asignatura. Eso los que han estudiado, porque los pasotas salen airosos con su gramática parda, no enseñada en el aula, pero que quizás les ayude en la vida más que nuestros rollos docentes, o eso piensan ellos, y sus padres.

Para rollo este que les acabo de soltar, que esta entrada empezó en blanco y hasta aquí hemos llegado.

CDR  

2 comentarios:

  1. Ideas e inspiración, tal vez, en el mismo saco roto, la verdad es que si a uno le pilla tgrabajando la inspiración y las ideas siempre se materizalizan, y si no, tal vez, haya que seguir la máxima de Freud que venía a decir algo así como, si la inspiración no viene a mí, salgo a su encuentro.
    Bonita reflexión, la de hoy en una calurosa mañana de agosto.
    Pmd

    ResponderEliminar
  2. Pues menos mal que empezó en blanco...
    Tati.

    ResponderEliminar