Páginas vistas en total

martes, 7 de agosto de 2012

SIN COMPLICACIONES

Cuando empezó el verano estaba cabreada por circunstancias personales ya referidas en este blog. A esto se le sumó el hecho de que, por primera vez en nueve años, no íbamos a ir de viaje en vacaciones. Y entre unas cosas y otras, inicié la andadura por mi época del año favorita con mal pie.

Sin embargo, como si en el misterioso movimiento del mundo todo tuviera ya su lugar, por muy enrevesado que se ponga, las cosas se han ido recolocando de una manera favorable. Así que a estas alturas del estío ya ni me acuerdo del viaje perdido, casi me olvido de que me encuentro en la categoría de los "desplazados", y me he dado cuenta de que los mecanismos de la felicidad no son tan complejos como pudiera parecer. Porque no hay más que conformarse con lo que uno tiene para ser feliz. Como decía Confucio, "sólo puede ser feliz siempre el que sepa ser feliz con todo."

Además, basta con estar en buena compañía, estar tranquilo con uno mismo y ver las cosas bajo un prisma positivo. Podemos elegir cómo queremos estar en cada momento y aunque es innegable que hay ocasiones en que el estado de ánimo no puede ser sujeto a voluntad, también muchas veces nosotros mismos hacemos que la vida sea más difícil de lo que en realidad es.

CDR

2 comentarios:

  1. A esto se le llama sabiduría, y posiblemente amor a la amistad, honradez, buen quehacer... la vida misma, desde distintos prismas.
    Bonita entrada, pmd

    ResponderEliminar
  2. Es que, a veces, hay que dejar que las cosas sigan su curso. Intentemos hacer la vida fácil, dentro de lo que podamos.
    Tati.

    ResponderEliminar