Páginas vistas en total

sábado, 1 de septiembre de 2012

AIRES

Este primer día del mes de septiembre, anunciador del otoño, se me ha ocurrido hablar del aire. Molesto fenómeno atmosférico que viene a perturbar ya (y a refrescar, la verdad) las plácidas jornadas veraniegas, y que, además, lingüísticamente puede dar mucho de sí.

A veces, nos cruzamos con una persona que, como si de una brisa que nos revuelve el recuerdo se tratase, nos parece a alguien que conocemos y decimos, ese le da un aire a fulanito.

Muchas personas, arrasadas por un vendaval de engreimiento y soberbia, se creen superiores a los demás y eso quiere decir que tienen muchos aires. Para estos casos de fanfarronería echamos mano de "todo es aire lo que echa la trompeta." Si lo pillan...

En estos días, muchos pueblos de nuestro país se han arreglado para sus fiestas patronales y vistosos desfiles han pasado por sus calles cual corriente de alegría y color. Pues sus bizarros caballos, domados para ello, pasean con aires briosos.

Cuando se produce cualquier achaque de salud, pasajero y de poca importancia, respiramos aliviados, porque sólo ha sido un mal aire.

Hace poco se ha iniciado en Madrid la Mercedes Benz Fashion Week y los modelos que desfilan por la pasarela traen los aires de lo que se llevará la próxima primavera. ¡Qué adelantados!

Si nos agobiamos en una determinada situación o en compañía de ciertas personas, ¿qué mejor que cambiar de aires?

Otra posibilidad para solventar lo anterior es gritar ¡Aire! y que aquel que moleste salga de escena rápidamente. O se ponga a trabajar de inmediato, porque está algo despistado, para eso también sirve la expresión.

Finalmente quizás le cojamos el aire a alguien y terminemos estando a gusto a su lado, o simplemente no le soportemos y le guardemos el aire.

Y vuelve el fresquito, no es época ya de dormir con el culo al aire. Aunque es como nos podemos quedar si esto no mejora.

Porque algo de miedo da este septiembre que hoy empieza, con augurios de (más) recortes y malos tiempos, como si ya faltara poco para que todo salte por los aires.

Es una pena, pero en esta situación algunos empiezan ya a sustentarse del aire.

Mientras, a su aire siguen otros (todos sabemos quiénes.)

CDR

7 comentarios:

  1. Pues, a ver si este 1 de septiembre que empieza con cambio atmosférico, nos trae otros aires que falta tenemos y casi nada se cumple de lo que se dice aquí, vamos que baje la prima de riesgo, en suma (y lo demás, porque mientras que nuestros políticos han estado de vacaciones, bien que hemos estado hasta con la prima bajando...).
    Bonita reflexión que invita a salir a tomar el aire...
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. Yo necesito aires nuevos...¡pero ya!
    Tati.

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado sin aire, ¡qué manera de sacarle partido a algo tan intangible como el aire!

    ResponderEliminar
  4. Escribí un breve comentario sobre esta "pequeñez" y no sale publicado. Ya no recuerdo lo que puse, venía a ser algo como con qué facilidad dotas de numerosas "vidas" a algo tan liviano como el aire.
    Segundo intento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lucía, ya sale tu comentario. Se había quedado colgado en limbo informático y no me había dado cuenta.

      Eliminar
  5. Escribí un breve comentario sobre esta "pequeñez" y no sale publicado. Ya no recuerdo lo que puse, venía a ser algo como con qué facilidad dotas de numerosas "vidas" a algo tan liviano como el aire.
    Tercer intento. Hoy he visto a Pedro y Mª Ángeles y me han dicho que lo haga a través de 'anónimo' en vez de utilizar la cuenta de google.
    Espero tener suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, Lucía, ahora sale todo publicado, como anónimo y con tu cuenta de Google. Se me quedan tus mensajes "escondidos", pero aquí están todos finalmente. Gracias por tu insistencia.

      Eliminar