Páginas vistas en total

martes, 4 de septiembre de 2012

TRISTEZA

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan por su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está triste en su silla de oro (...)

Desde que Rubén Darío escribió estos versos de su Sonatina (de Prosas profanas y otros poemas, 1896) mucho ha cambiado la vida. El poeta modernista se evadía a mundos exóticos y preciosistas, a través del erotismo, los temas esotéricos, mitológicos... Mientras que la gente hoy se olvida de sus penas preocupándose por algo tan absurdo, a mi parecer, como la tristeza de un jugador de fútbol que gana diez millones de euros y pone cara de niño enfadado para llamar la atención.

Llevo varios días resistiéndome a escribir sobre esto, por no caer en aquello que critico, es decir, que este tema acapare tanto espacio. Pero después de ver el informativo de esta noche, tras escuchar la "noticia" por enésima vez, no he podido evitarlo más. Minutos y minutos de debate en todos los canales sobre qué le ocurre al pobre CR7, que ya ni celebra sus goles, parece estar necesitado de mimos. ¿Qué pensarán los compañeros de su equipo y, más aún, otros futbolistas cuando les preguntan acerca de la tristeza de este individuo? ¿O es que a mí se me escapa la trascendencia de tal asunto?

Un hombre prepotente y engreído que declara sin pudor alguno que está encantado de haberse conocido, que es consciente de que le tienen envidia por ser tan guapo y tan buen futbolista. Un ejemplo en que se fijan muchísimos niños y jóvenes, él lo sabe, y va siempre con ese gesto de superioridad y de chulería. Un personaje, pues no me cabe duda de que su actitud es mera pose.

¿Ahora está triste? Sinceramente, a mí me importa un comino lo que le pase. Al menos queda demostrado una vez más que el dinero no da la felicidad.

CDR

2 comentarios:

  1. Tiene que llamar la atención de alguna manera. Niñato de mierda.
    Tati.

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente parece que Rubén Darío hubiera escrito estos versos pensando en el dichoso CR7, ¿o será que la egolatría va unida al ser humano y es atemporal?
    "La princesa está triste en su silla de oro ..." es un pie de foto buenísimo para ese ser que no ve más allá de sus botas.

    ResponderEliminar