Páginas vistas en total

jueves, 8 de noviembre de 2012

ESE PAR


Los senos son objeto de deseo, qué duda cabe. O sí. Quizás la facilidad con que hoy se muestran les resta algo de misterio y nos parecen ya simplemente una parte corporal más, como un brazo o una oreja, permítaseme el ejemplo. Sin embargo, la belleza y delicadeza de ese par de concavidades femeninas es indiscutible. Dadores de placer, procuradores de vida, también a veces se ven afectados por la terrible enfermedad del cáncer. Las estadísticas nos hablan de que hoy en día un alto porcentaje de casos supera esta dolencia. Ello es gracias a los avances en medicina, pero además debemos valorar la fuerza, el coraje y el optimismo con que la mayoría de mujeres afrontan este problema. Es admirable la ilusión por vivir, el afán de superación que demuestran estas personas, algo común en la mayoría de enfermos de este horrible mal, pero más impresionante si cabe al tratarse de esa parte tan susceptible de hacernos sentir bellas, vivas, femeninas.

Cuando cayó en mis manos Un dulce par de senos (2011), de Giuseppina Torregrosa, me llamó la atención la vistosa portada, sensual a la vez que delicada, que muestra dos minne de Santa Ágata, pasteles típicos italianos, redondos, suaves y blancos, adornados con guinda roja. Después de leerlo, me ha impresionado la capacidad de tratar un tema tan duro, que la autora -ginecóloga de profesión- ha sufrido personalmente, con tanta sutileza, inteligencia y sentido del humor. Desde luego, es necesario un enfoque así. Para que aquellas que lo conocen de primera mano se reconforten, para que las demás -y los demás- aprendamos.  

CDR

4 comentarios:

  1. Me gusta la sutilidad del tratamiento, los senos siguen siendo oscuro objeto de deseo.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. No viene al caso pero mi madre, operada de un pecho, siempre dice: "Tú no sabes lo que es cuando vas a acostarte y te quitas las gafas, los dientes y la teta. Dime tú en qué te quedas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viene al caso en cuanto a fortaleza y a afrontar tan dura situación con ese obligado humor del que hace gala tu madre al decir eso. Al final, a pesar de todo, lo que nos queda es estar vivos, eso es lo que importa.

      Eliminar
  3. ¡Qué humor Lázara! Tu madre tendrá calidad de vida hasta que se muera y encima, como dice Cristina, con humor. No todas las personas se lo toman así. Por lo tanto un homenaje a "ese par" y a tantos pares, aunque una de ellas sea postiza.
    Tati.

    ResponderEliminar