Páginas vistas en total

lunes, 31 de diciembre de 2012

MOMENTOS

Es habitual, cuando acaba un año, recopilar los momentos más destacados del mismo. No hay informativo ni programa que se resista a hacerlo. Desgraciadamente, abundan los momentos negativos, trescientos sesenta y cinco días llenos de malos recuerdos, sobre todo para aquellas personas a quienes les ha tocado protagonizarlos.

En esta noche vieja que se acerca inexorablemente, queremos desde este blog ofrecer un toque de optimismo, animando a todos sus seguidores a que hagan su particular colección de esos instantes únicos que, sin duda, habrán vivido en este 2012.

En un año de elecciones históricas, de crímenes, de accidentes, de saltos estratosféricos, de juegos olímpicos, de muertes de artistas clásicos, de catástrofes naturales... nosotros aspiramos a seguir construyendo nuestra propia historia a base de hechos modestos a gran escala, pero tan gratificantes a nivel personal. Hagan la prueba.

Para mí, por ejemplo:

Empezar el 2012 con toda la familia reunida.

Volver al trabajo y reencontrarme con buenos amigos.

Las Bodas de Plata de mi hermana y mi cuñado.

La Comunión de mi sobrina.

El arranque de este blog.

Apoyo incondicional de mi gente cuando me desplazaron.

Un verano tranquilo.

La llegada de Foster.

Ver publicado mi primer relato.

La salida de mi padre del hospital.

Trabajar en lo que me gusta.

Volver a casa cada día.

Caminar por el monte.

El viaje a Córdoba.

Ratos de risas, buen vino y buenísima compañía.

Besos y abrazos.

La llegada de Chico.

Despedir el año con la familia reunida.

La ilusión de seguir adelante, pese a todo.

¡FELIZ 2013!



CDR

domingo, 30 de diciembre de 2012

ALTERACIÓN DE LA DIVISIÓN CELULAR

O lo que es lo mismo: cáncer.

A la investigación de esta enfermedad se dedica Tim Hunt, que recibió el Nobel de Medicina en 2001 por el descubrimiento de las ciclinas, enzimas que controlan la división celular.

Hoy he tropezado casualmente con una entrevista a este bioquímico británico y, aunque el tema resulta muy interesante, desde luego, confieso que he leído el artículo por un resalte textual que decía: "Toda mi vida me ha molestado tener demasiado dinero o que me paguen mucho. Hay que ser pobre y honesto." No me dirán que no llama la atención tal comentario en el actual contexto.

Resulta que, en plena guerra (1943), el pequeño Tim nació en una familia pobre, que pasaba hambre; su madre lo educó en la austeridad y el arte de hacer malabarismos para subsistir. Y no se le ha olvidado la lección. Lo cual también es sobresaliente, porque no cuadra con la mentalidad predominante de medrar a costa de lo que sea. Una vez arriba, es difícil mantener los pies en el suelo y recordar de dónde procedes. Tim Hunt lo recuerda a pesar de formar parte del selecto club de los Nobel. Ahora que está a punto de retirarse, el inglés se siente feliz de haber sido libre, responsable sólo ante sí mismo.

Dicho lo cual, me parece que este señor es digno de admiración. Además de por su labor para combatir una de las enfermedades más temibles que nos acechan. Con un sentido del humor envidiable, Hunt reconoce que todos hemos de morir, si bien él no elegiría el cáncer, aunque tampoco la demencia senil; preferiría un fulminante ataque al corazón. Más en serio, también afirma que la quimioterapia no es ideal, ni demasiado efectiva para tratar el cáncer, puesto que afecta a todas las células y no sólo a las enfermas, ocasionando los múltiples efectos secundarios que todos conocemos. Sin embargo, es necesario probar para avanzar, aunque aconseja que lo mejor es la prevención.

Finalmente, según Hunt, ganaremos la batalla.

CDR

viernes, 28 de diciembre de 2012

INOCENTES

Hoy se celebra el día de los Santos Inocentes, en recuerdo de la horrible matanza de bebés que perpetró el rey Herodes en Belén para deshacerse del anunciado Rey de los Judíos que había nacido por esas fechas. Si bien este hecho nada tiene de gracioso, tampoco existen evidencias históricas de que realmente sucediera, ni de que fuera precisamente ese día, así que con el paso de los siglos se ha convertido en una celebración pagana, con bromas diversas, llamadas "inocentadas".



Desde luego, todo queda en un hecho simbólico, porque literalmente, cada vez quedan menos inocentes (personas y cosas) por ahí:

Libres de culpa.

Cándidos, sin malicia.

Que no daña, que no es nocivo.

Niños que aún no han perdido la ingenuidad.

De la última acepción, ignorantes, aún abundan.

CDR

jueves, 27 de diciembre de 2012

ELOGIO DE LO BREVE


Bien conocida es la sentencia de Gracián “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”. No es aplicable a todo, desde luego, hay cosas extensas, maravillosas. Pero la brevedad es indispensable en las paremias, enunciados concisos y directos que nos mueven a la reflexión. Si nos detenemos a pensar en ello, nos daremos cuenta de que en poquísimas palabras se puede condensar toda una ideología, una enseñanza vital que siempre nos será útil.

Como dijo Voltaire, “Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males”. Bien sean aforismos, adagios, refranes, citas o proverbios, estos pensamientos nos aportan cultura, sabiduría, experiencia y consejo. ¿Quién no ha echado mano de esta cura alguna vez? Al menos, nos alivia su aplicación universal e igualatoria.

Aficionada como soy a los aforismos, he leído con entusiasmo el último libro del granadino Juan Varo Zafra, Mudo pez en el mar (e.d.a, 2011) y no me ha decepcionado. Se trata de una curiosa recopilación en la que se mezcla el aforismo puro con reflexiones personales, estéticas y psicológicas algo más dilatadas. Desde la crítica a situaciones actuales verdaderamente execrables, hasta vivencias propias en Valladolid, desde ideas inspiradas en grandes autores hasta instantes íntimos plasmados con sinceridad, Varo Zafra nos lleva de pensamiento en pensamiento por un camino de erudición en el que nunca nos encontramos perdidos. Bien al contrario, pronto haremos nuestras muchas de sus sentencias. Me quedo con una: “No es tanto saber el día ni la hora, sino si hemos de aguardar con miedo o con esperanza”. Hay muchísimas para elegir.

CDR

miércoles, 26 de diciembre de 2012

HORMONAS

A estas alturas ya nadie debería cuestionar la igualdad entre el hombre y la mujer. ¿Verdad? Atrás quedaron los tiempos en que se creía que las mujeres eran simplemente hombres limitados neurológica y físicamente. ¿Cierto?

No somos inferiores, pero sí diferentes. No sé ustedes, pero yo cuando hablo de igualdad me refiero a la paridad de oportunidades y derechos como seres humanos que ambos somos. Sin embargo, aunque a lo largo del siglo XX (sí, sí, ese) se ha atendido más bien poco a la fisiología y a la psicología femeninas, lo cierto es que las profundas diferencias  cerebrales revelan qué hace que las mujeres seamos mujeres y los hombres, hombres.

Y aquí es donde entran en juego las hormonas. Desde los estrógenos hasta la alopregnenolona, pasando por la oxitocina, todas ellas determinan qué nos interesa hacer, nuestros procesos de pensamiento, nuestra energía, impulsos sexuales, nuestra conducta, en fin.

Queda estadísticamente demostrado que se dan el doble de casos de depresión entre mujeres que entre hombres, por ejemplo. Aunque lo más fácil sería echar la culpa de ello a nuestra cultura patriarcal occidental, que siempre nos ha reprimido, limitando nuestra funcionalidad, resulta que, además, existe una base biológica para este fenómeno. Y seguramente les parecerá tópico, pero la menstruación tiene mucho que ver en ello. De hecho, durante este ciclo, el cerebro femenino cambia un poco cada día -puede cambiar hasta un veinticinco por ciento.-

En definitiva, los últimos estudios han descubierto que el cerebro de la mujer está tan profundamente afectado por las hormonas que puede decirse que la influencia de éstas crea una realidad femenina propia.

Así que, por favor, caballeros, entiendan que nuestros cambios de humor no son voluntarios, para fastidiar, sino que son producto de la neuroquímica de nuestras hormonas.

En cuanto a nuestra capacidad intelectual, puesta a menudo en tela de juicio, varones y mujeres tenemos el mismo nivel promedio de inteligencia, siendo mal interpretado nuestro cerebro al entenderlo como menos capacitado para ciertas áreas (matemáticas y ciencias.) A este respecto, es interesante saber que cuando chicos y chicas llegan a la adolescencia, no hay diferencias entre sus aptitudes matemáticas y científicas. Sin embargo, en cuanto el estrógeno inunda el cerebro femenino, las mujeres empiezan a concentrarse intensamente en sus emociones, en la comunicación. Por su parte, la testosterona que invade el cerebro masculino hace que los hombres se vuelvan menos comunicativos y se centren en conseguir hazañas personales. A la hora de decidir sus trayectorias, en general, los chicos prefieren ocupaciones que les supongan más trabajo en solitario, mientras que las chicas eligen la interacción con los demás.

Este tema es muy amplio, tanto que les recomiendo el libro El cerebro femenino, de Louann Brizendine. Para descubrir, por si aún no lo saben, y con base científica, que el cerebro femenino tiene aptitudes únicas: agilidad mental, capacidad de empatía, destreza para solucionar conflictos, etc. Es hora de que se nos considere como únicas, con un cerebro finamente ajustado y talentoso. Igual que el de los hombres, con sus propios talentos y habilidades.

Diferentes, pero iguales.

CDR

martes, 25 de diciembre de 2012

CAPRICHOS

Un capricho es una determinación que se toma arbitrariamente, inspirada por un antojo, por humor o por deleite en lo extravagante y original.

Si una persona, animal o cosa es objeto de tal determinación, también se denomina capricho.

En el ámbito del arte, un capricho es una obra en que el ingenio o la fantasía rompen la observancia de las reglas.

En música, una pieza compuesta de forma libre y fantasiosa es un capricho.

Todo esto, etimológicamente hablando, porque en el lenguaje común, un capricho es una voluntad veleidosa, momentánea, de algo normalmente innecesario o prescindible. No están los tiempos para muchos caprichos.

Sin embargo, en estos días, más allá de las desaforadas campañas comerciales, todos podemos concedernos algunos caprichos:

Olvidarnos del despertador y quedarnos un rato más en la cama.

Darnos un baño espumoso de agua caliente.

Tomar unas castañas asadas en la lumbre.

Disfrutar de la familia y de los amigos.

Leer un buen libro arropados con una manta en el sofá.

Respirar el helor nocturno, contemplar las estrellas y admirar la luna.

(...)

Encontrarnos con nosotros mismos y descubrir las pequeñas cosas que no valen dinero y dan verdadero sentido a la vida.

CDR

domingo, 23 de diciembre de 2012

MUJERES: LA VIVEZA DE LOS SENTIMIENTOS

A lo largo de la historia son muchísimas las mujeres que han compuesto poesía sin que de ellas nada haya trascendido. Florencia Pinar es una de las pocas escritoras castellanas conocidas del siglo XV. Considerada principalmente por su maestría en el lenguaje figurado, fue la única mujer recogida en la recopilación del Cancionero, pues fue autora de canciones y glosas. Además, también fue la primera fémina que participó en las justas poéticas que se celebraban en los grandes festejos de la época. Debió de ser una poetisa famosa en su momento, ya que el hecho de que se conserven siete poemas con su nombre no es común en estos años. De su vida poco se sabe, si bien se deduce que perteneció a la clase alta, atendiendo a la formación que muestra. Aparece como dama de la corte de Isabel la Católica.

La poesía de Florencia Pinar habla sobre todo del amor y del deseo, con el uso de alusiones a la sexualidad, a través de crudas metonimias para expresar sus sentimientos. Su estilo muestra una magnífica habilidad con el lenguaje para exponer la doble naturaleza del amor, fuente de placer pero también de dolor. Su peculiaridad femenina se nota en el hecho de expresar sentimientos propios y singulares, alejados de los tópicos que sus homónimos masculinos utilizaban en la época. Asimismo, destaca la poesía de Pinar por su fuerte simbolismo y su ambigüedad, puesto que no queda claro si el amor descrito es platónico, como correspondería a una mujer de su tiempo y condición, o más bien un amor carnal.

Aquí una muestra de la fuerza de su pasión:

El amor ha tales mañas
que quien no se guarda de ellas,
si le entra en las entrañas
no puede salir sin ellas.

El amor es un gusano,
bien mirada su figura:
es un cáncer de natura
que come todo lo sano.

Por sus burlas, por sus sañas,
de él se dan tales querellas
que, si entra en las entrañas,
no puede salir sin ellas.

Y su canción más conocida:

De estas aves su nación
es cantar con alegría,
y de verlas en prisión
siento yo grave pasión,
sin sentir nadie la mía.

Ellas lloran que se vieron
sin temor de ser cautivas,
y a quien eran más esquivas
esos mismos las prendieron.

Sus nombres mi vida son,
que va perdiendo alegría,
y de verlas en prisión
siento yo grave pasión
sin sentir nadie la mía.

La autora se conduele del cautiverio de estas avecillas, tan semejante al que ella misma siente por amor.

Estas imágenes de animales pueden estar inspiradas en la tradición de los bestiarios medievales y se interpretan como símbolos eróticos que encubren la pasión amorosa de la dama  -la perdiz simboliza la promiscuidad femenina, mientras que el gusano sería una representación fálica.-

Una huella femenina señera en nuestro Cancionero.

CDR
 

viernes, 21 de diciembre de 2012

MERECE LA PENA

Hoy es el supuesto fin del mundo. Y, verdaderamente, escuchando las noticias y mirando a nuestro alrededor no parece que falte mucho. Hasta puede resultar tentador, acabar ya con todo.

Sin embargo, merece la pena seguir soñando, seguir luchando.
Por el sol que brilla en el cielo ajeno a nuestras sombras.
Por el mar que incansable se mece en las olas.
Por las personas que encuentras en el camino y dejan sus huellas en tu corazón.
Por las luces de una Navidad que ilumina nuestras esperanzas.
Por el calor del hogar.
Por el amor.
Por la amistad.
Por la vida misma, por todas las cosas maravillosas que nos regala.


No nos rindamos, queda mucho bueno por vivir.

¡FELIZ NAVIDAD!

CDR


miércoles, 19 de diciembre de 2012

IN MEMORIAM

A Carlos Cano. Porque hoy hace doce años de su fallecimiento y es justo seguir recordándolo. Cómo olvidar esa voz profunda de los boleros y los tangos, esa ironía socarrona de las murgas (La murga de los currelantes), el salero de sus rumbas y salsas, su gran talento, en fin. Le debe tanto su tierra de Andalucía, a la que llevó como un estandarte por todo el mundo, luchando por recuperar su propia identidad, la de sus costumbres, su música y su gente. Reivindicó la copla como canción popular andaluza y la salvó del desprecio en tiempos difíciles (Proclamación de la copla). Y su mirada crítica iba más allá de los problemas del país, como así lo demuestra, por ejemplo, el Tango de las madres locas, estremecedora canción dedicada a las madres de hijos desparecidos durante la dictadura argentina. Trabajador, emigrante, inconformista, solidario, poeta. Se nos fue demasiado pronto, tan injustamente, por un aneurisma de aorta. Su gran corazón le falló. Ese mismo que le llevó a grabar un disco con niños cubanos para apoyar un proyecto humanitario. Ese mismo que le instó siempre a pelear por lo que creía justo y a escribir bellísimas canciones. Su voz y su guitarra eran sus armas.

Hoy recuerdo, además, una noche de sábado, de partidos de fútbol y palomitas en el sofá, en un pequeño teatro de un pueblo almeriense, en que un reducido pero entusiasta grupo de gente pudimos rememorar a Carlos Cano. El homenaje que el granadino Paco Damas lleva por toda la geografía española no mueve masas, pero sí conmueve los corazones de quienes asisten.

CDR

martes, 18 de diciembre de 2012

TIEMPO EFECTIVO

Dijo Séneca: "No es que tengamos poco tiempo, es que perdemos mucho." O nos lo hacen perder, con numerosos trámites que no sirven para nada. Somos uno de los países menos productivos de Europa, no me extraña, estamos trabajando muchas horas, pero qué poco es el tiempo efectivo (es decir, el real y verdadero) en que desarrollamos la esencia de nuestra ocupación.

Tiempo para dedicarnos a nuestras aficiones y a nuestra familia, cada vez menos.
Tiempo para dormir y descansar, por debajo del mínimo imprescindible.
Tiempo que pasamos preguntándonos cómo hemos llegado hasta aquí y hasta dónde va a crecer nuestra lista de obligaciones (sin que, por cierto, la opinión publica se haga cargo de ello), cada vez más.

CDR

viernes, 14 de diciembre de 2012

DÍA TONTO

¿Quién no ha tenido alguna vez un día tonto? Uno de esos días en que simplemente no te apetece NADA. El optimismo está muy bien, pero hay ocasiones en que necesitas el pataleo, echar el freno de mano, no gastar más energía en verlo todo positivo y hundirte en el sofá, viviendo tu día tonto sin más explicaciones.

En uno de esos días, una canción de Rosana, a la que sigo desde sus inicios y que tiene letras para todos los estados de ánimo posibles, bellísimas poesías, de vida, de amor, de denuncia... La fuerza de una voz que merece la pena descubrir:

Hoy no tengo ganas de zarpar,
no tengo ganas de quedarme quieta,
no tengo ganas de decir que sí,
ni ganas de comerme la cabeza.

Hoy no tengo ganas de llorar,
no tengo ganas de soñar despierta,
no tengo ganas de tirar de mí,
ni ganas de dormir a pierna suelta.

Hoy, hoy, no tengo el día.


Hoy, hoy, tengo...

Uno de esos días con el pantalón a cuadros,

tengo el día flojo, paso de disimularlo,
uno de esos días que es mejor estar callado,
tengo el día tonto donde casi todo es malo,

malo si me quejo, si me aguanto, si me largo,
malo si te dejo, si te quiero demasiado, malo,
demasiado malo, francamente raro.
¿Qué me pasa a mí?

Hoy no tengo ganas de salir,

no tengo ganas de cerrar la puerta,
no tengo muchas ganas de escribir,
ni tengo ganas de soltarte prenda.

Hoy no tengo ganas de escalar el cielo,

no tengo ganas de aguantar problemas,
no tengo ganas de restar batallas,
no tengo ganas de sumar más guerras.

Hoy, hoy, no tengo el día.
Hoy, hoy, mira.
Hoy, hoy quién lo diría.
Hoy, hoy.

Hoy me he levantado de la cama con la pierna izquierda,

hoy no salgo al mundo ni a empujar la Tierra,
qué daría porque el día no me fuera indiferente,
hoy no soy persona para estar con gente.
Un día tonto, por lo pronto que a lo tonto, pronto pasará.

Hoy, hoy,
Hoy, hoy, mira.
Hoy, hoy, estoy rendida
Hoy, hoy.


Rosana, "Con el día tonto", de Buenos días, mundo.

CDR

martes, 11 de diciembre de 2012

ENREDO

Su pelo se había vuelto a enredar, no había forma, lo tenía tan fino que se convertía en una maraña cada noche para su gran disgusto. Había pensado muchas ocasiones en cortárselo, se ahorraría problemas, y tiempo, pero a Alberto no le gustaba la idea, le encantaba su larga melena rubia.
 
De todas formas, precisamente por eso debería cortárselo, si Alberto ya no significaba nada. En eso habíamos quedado, ¿eh, Mati? No irás a olvidarte otra vez de sus enredos, engaños que tanto daño te hacen. Promete que todo cambiará, pero tú sabes que no es cierto.
 
Es que no te aclaras, Mati, tienes un buen enredo en la cabeza, te falta claridad de ideas, decisión, cuántos tíos hay en el mundo, por favor, tú te mereces mucho más.
 
Abre el grifo y deja que el agua caliente vaya humedeciendo su piel. Mati quisiera desaparecer, disolverse bajo el líquido cristalino, evaporarse en el vaho que asciende por las paredes. Olvidarse de los enredos, complicaciones, que supone la vida.
 
Como si el baño la purificase, se arregla, de mejor humor. Sale de casa, con el cabello impecable, dispuesta a escenificar esa comedia de enredo, ingeniosa, intrincada y hasta sorprendente, que es su existencia. Se parte de risa, en qué han acabado sus grandiosas aspiraciones.
 
Entra en el local  por la discreta puerta de atrás. Alberto la mira cuando sale del camerino, aprueba su aspecto con un asentimiento de cabeza y le guiña un ojo, pícaramente, antes de que empiece el espectáculo. La música suena y la barra metálica la espera en el centro de la sala abarrotada de ávidas miradas.
 
CDR

lunes, 10 de diciembre de 2012

(HASTA LAS) PELOTAS

Hasta en la sopa tenemos la dichosa bola que, aunque se utiliza en numerosos deportes, parece que fuese inventada en exclusiva para el fútbol.

Es que se me hace un tanto pesado que, tal y como anda el mundo, el fútbol se haya convertido poco menos que en asunto de estado. Como si no existiera otro deporte. El nuevo opio del pueblo.

Los lunes son especialmente fastidiosos, pues tras el fin de semana futbolero no hay más que goles, jugadores endiosados, polémicas... Hoy es fiesta nacional en Colombia por las cinco dianas de Falcao, no digamos en Argentina con el récord de Messi, 86 goles en un mismo año natural -de momento-. Nos envidian, en España tenemos los mejores jugadores, al menos hay algo por lo que envidiarnos.

Y ya que hablamos de pelotas, vendría al caso recordar que, mientras los jugadores en el campo se pasan la pelota, justamente hacen lo mismo los responsables de este país sin rumbo. (Todo se pega menos la hermosura.) No tocan pelota nuestros políticos en cuanto a soluciones, ahí está la pelota de la crisis en el maltrecho tejado de nuestra España. No cesan, eso sí, los casos de corrupción, pelotas por aquí y por allá. País de peloteros, rateros, embusteros.

Lo que yo digo, hasta las pelotas de tanta pelota.

(Créanme, antes me gustaba el fútbol.)

CDR   

domingo, 9 de diciembre de 2012

ANTAÑO

No conservo todo lo que he escrito a lo largo de los años y ahora me arrepiento.

Llega un momento en que lees lo que has escrito siendo niña, adolescente, más joven, te avergüenzas y lo destruyes. Si conservas algo es porque ha escapado a tu duro escrutinio, guardado en un recóndito rincón.

Pienso que somos lo que somos hoy gracias a todo lo que hemos vivido y, por qué no, a todo lo que hemos escrito. Por eso rescato hoy esta poesía, a riesgo de parecer ridícula, claro.

Esta se salvó, hoy la he releído y no me parece tan mal. La escribió quien yo era en aquel día, de aquel año. Voy a darle a "publicar" antes de que me arrepienta.

A veces me hacen sentir
inconsistente.

A veces me hacen sentir
que vuelvo a ser la espina del rosal
que teme hacer daño
a quien se atreva a cortar la rosa.

A veces me pregunto
qué he hecho yo
para que quieran dejarme anclada al tallo.

A veces me gustaría ser un río
y no un dolor escurriéndose de la vida.

A veces consiguen desvelarme
y convertirme en nada.

No soy una espina, ni una rosa, ni un río...
Simplemente soy yo.

Pero a veces
lo único que tengo es la duda
que me hacen tener,
idéntica cada noche.

CDR
 
 
 

sábado, 8 de diciembre de 2012

GENTE PARA TODO

El mundo está lleno de personas; a esa pluralidad se le llama gente. Como habemos tantos, se nos suele dividir en clases que se distinguen en la sociedad: gente del pueblo, gente rica... mala gente. En un contexto más familiar, usamos esta denominación para referirnos a nuestra familia: ¿Cómo está tu gente?

Los que ocupan una posición social y económica elevada son considerados gente bien (no confundir con gente de bien). Gente gorda se llama a la importante o de buena posición. Tienen tanto que hasta varios nombres, ya ven.

Si resulta ser gente pendenciera se utiliza la expresión coloquial gente del bronce.

El latinismo gente non sancta se usa para las personas de mal vivir. También se les conoce como gente perdida.

Aquellos que se dedican a la compraventa de ganado en las ferias son gente del trato.

Mientras que los que están en casa con el culo pegado a la silla y tienen como único ejercicio escribir son gente de pluma.

Y bien sabido es que la gente menuda son los niños.

(...)

En fin, que hay gente para todo, literalmente. En esto pensaba hoy mientras veía el noticiario a medio día, porque a la información sobre el aumento de las colas en los establecimientos de caridad -cada día son más aquellos que deben elegir entre comer o pagar la hipoteca- y en las oficinas del paro -casi cinco millones ya-, le seguían noticias sobre el colapso en las estaciones de esquí, los atascos en las carreteras y la ocupación hotelera.

País de contrastes. Desequilibrio del mundo. Gente para todo.

CDR

viernes, 7 de diciembre de 2012

FLEXIBILIDAD

Ser flexible, literalmente, significa que tiene disposición para doblarse fácilmente. Pero más allá de las cualidades gimnásticas de cada uno, quiero hablar hoy aquí de la flexibilidad de carácter, es decir, estar abiertos a cambios y no sujetos a ideas estrictas. Porque esta es una actitud fundamental para afrontar la vida y ahorrarnos así dolor y frustraciones.

El primer paso es desterrar el sentimiento continuo de que nos falta algo. Normalmente nos fijamos objetivos que se convierten en el motor de nuestra vida y que nos hacen sentirnos infelices, decepcionados, si no los alcanzamos. Desear algo y luchar por lograrlo es un buen aliciente, pero también puede suceder que se abra un espacio insalvable entre la realidad y lo que queremos, creándose un incómodo vacío en nuestro interior. Como decía Louis-Ferdinand Céline: "Desear cosas es bueno siempre que no te enfades si no las consigues."

En este sentido, ¿qué es mejor?, ¿ser optimista o pesimista? Como afirmaba Séneca, si somos pesimistas, la realidad nunca nos defraudará. Sin embargo, tampoco se trata de vivir resignados y sin estímulo alguno, para evitar los fracasos. Pero si somos demasiado optimistas y nuestras expectativas no se cumplen finalmente, también sufriremos. Por tanto, sobre todo, hay que ser sensatos y entender que la realidad es cambiante, que no podemos controlarlo todo. La aceptación es la clave de la felicidad.

En cuanto a nuestro nivel de autoexigencia, es preciso reconocer que en ocasiones somos demasiado estrictos con nosotros mismos, aunque a veces esta postura no responde a la satisfacción propia sino a no dar muestras de debilidad o imperfección ante los demás. Es decir, nos sirve para alimentar nuestro ego.

A veces nos olvidamos de vivir, ceñidos y limitados por nuestros rígidos esquemas.

En definitiva, vivamos el presente, disfrutemos de lo que tenemos ahora, flexibilizando nuestros ideales, objetivos e ilusiones. Siendo sinceros con nosotros mismos.

CDR

jueves, 6 de diciembre de 2012

PEQUEÑOS GESTOS


Tomas Transtömer (Estocolmo, 1931) era prácticamente un desconocido para el gran público hasta que la Academia Sueca le concedió el Nobel de Literatura en 2011, a sus ochenta años. Esto a pesar de que su obra ha sido traducida a más de cincuenta idiomas y se trata del poeta escandinavo vivo más relevante. En España, encontramos la mejor aproximación a su poética en la editorial Nórdica. Como su traductor, Roberto Mascaró, afirma, las lenguas son barreras superables y la poesía de Tranströmer es universal. Si todavía no lo conocen, ahora es buen momento para descubrir a este poeta de la sencillez, la humanidad y la búsqueda de respuestas.

El 15 de abril de 1931 vino al mundo Tomas Tranströmer. Sus padres se divorciaron cuando el niño tenía tres años. Esta soledad provocada por el padre ausente condicionó sin duda su infancia, así como el hecho de ser cuidado por una criada mientras su madre estaba en el trabajo. La figura masculina que Tomas tuvo en esta época como referente fue su abuelo paterno, piloto náutico, que llegó a ser su amigo íntimo. La diferencia ente ellos era de 71 años, la misma que la de este con su abuelo (nacido en 1789), así que en sus fantasías, el niño creía tocar la historia con sus manos, oyendo al anciano hablar la lengua del siglo XIX, contándole episodios como el asalto a la Bastilla. Como intuyendo ya su destino, empezó a escribir a muy temprana edad. A los trece años ya estaba esbozando lo que sería su primer poemario. Fue un niño asiduo a los museos y a las bibliotecas; le gustaba especialmente la de Medborgarhuset, en Söder, barrio donde vivía. Allí solicitaba libros que le eran vedados por su corta edad, y se encontraban en la sección de adultos, sus temas favoritos eran la historia y la geografía. A través de los diarios, a sus nueve años, estudiaba el mapa de la guerra y se contaba entre los enemigos de Hitler; él no entendía de política pero se sentía comprometido con esa causa. No es raro que su maestra en la escuela popular Katarina Norra dijera de él que era muy “especial”, pues sin duda tenía inquietudes e intereses diferentes a los de los niños de su edad. A Tomas le daba pánico que lo considerasen anormal, porque en el fondo intuía que lo era.

Cursó sus estudios de Secundaria en la escuela Södra Latin. A los quince años, debido a un episodio de ansiedad nocturna, sufrió un ataque de epilepsia que supuso un cambio en su vida. A partir de entonces se dedicó al piano, puesto que la música lo había sacado de la crisis. Fue durante sus estudios de Bachillerato en latín donde descubrió Tranströmer los versos clásicos. Traduciendo a Horacio bajo la severa mirada de su profesor, descubrió las reglas de la poesía. En el otoño de 1948 ya había publicado el joven Tomas algunos poemas en el periódico de la escuela, pero la idea del verso de medida clásica surgió después. Posteriormente, se graduó en Psicología, Historia de la Literatura e Historia de las Religiones en la Universidad de Estocolmo. En 1957 conoció a la que sería su esposa para toda la vida, Monica Bladh, cuando ella apenas tenía diecisiete años. Se casaron y tuvieron dos hijas.

Antes de abandonar la Universidad, estuvo allí trabajando en el departamento de psicometría. Pero después, durante un largo periodo de tiempo, Tranströmer trabajó de terapeuta en establecimientos hospitalarios y penitenciarios -como la prisión para jóvenes de Roxtuna-, conociendo de primera mano vidas rotas que él trataba de recomponer. No es extraño, pues, el profundo conocimiento del alma humana que muestra en su poesía. Siempre compaginó su trabajo con la escritura, pero será a partir de la década de los setenta cuando pueda ya vivir de su obra, dándose a conocer dentro y fuera de Suecia. Se inicia así una etapa intensa y prolífera en cuanto a producción poética.

En 1990, con 59 años, el escritor sufrió una hemiplejia que le paralizó el lado derecho del cuerpo y le privó de la facultad del habla, pero no así de su capacidad de comunicarse, su lenguaje quedó intacto. Además, su amor por la música lo salvó de nuevo, y poder tocar el piano y escribir con su mano izquierda, sentir la melodía y la fuerza de las palabras, lo sacó de la oscuridad. Tanto como el apoyo incondicional de su esposa Mónica, intérprete en su comunicación con el mundo.

Sorprende que en 1974 escribiese: Entonces llega el derrame cerebral: parálisis en el lado derecho / con afasia, solo comprende frases cortas, dice palabras / inadecuadas. /Así, no lo alcanzan ni el ascenso ni la condena. / Pero la música permanece, sigue componiendo en su propio / estilo… Unos versos que resultarán premonitorios.

Desde que publicó su primer libro, con tan solo veintitrés años, Tomas Tranströmer no ha dejado de escribir. Ya en estas composiciones se intuye la habilidad técnica y la maestría con la palabra que desarrollará el poeta, y aparecen algunos temas que estarán presentes en toda su obra. Un ejemplo ilustrativo sería “Archipiélago otoñal. Tormenta”, donde se centra en el misterio de la naturaleza: De pronto, el caminante encuentra aquí el viejo / enorme roble, como un alce petrificado con su interminable / cornamenta, frente a la fortaleza verdinegra / del mar de septiembre. / Tormenta nórdica. Es el tiempo en que / los racimos de serbas maduran. Despierto en la oscuridad, / oigo a las constelaciones piafar en sus establos, / en las alturas, sobre los árboles.

Otro tema presente en su obra es la incomunicación, cómo las palabras no bastan para expresarnos. Cualquier poema de Tranströmer nos sirve para comprender su manera de enfrentarse a la realidad, la personalísima mirada con que contempla la naturaleza, las metáforas imposibles, el intimismo, la incomunicación o su interpretación del surrealismo y del expresionismo, que hacen innecesario etiquetar su obra.

Cuando Tomas Tranströmer aparece en el panorama literario sueco, la tendencia general era de un realismo social casi ramplón y de un experimentalismo sin demasiada importancia. Así, al principio, el delicado equilibrio intimista de Tranströmer no encontraba cabida en ese panorama y fue encasillado en el llamado surrealismo tardío. Sin embargo, pronto arrolló el poeta por su originalidad y la suma entre sus poderosas imágenes y la concreción aprendida de los versos horacianos. Siguiendo los pasos de la lírica nórdica, fue evolucionando hacia la sencillez expresiva, pero de una manera a la vez tan personal que la naturalidad y desnudez de sus imágenes lo hacen único. Tranströmer se deshace de todo lo que estorba en el poema, tanto en lo que se refiere a gramática como a la identidad del propio poeta. Sin duda, su personalidad incide en las raras asociaciones de sus imágenes. No se trata de una voluntad puramente esteticista, sino de una intención de desaparecer hasta que las cosas se reúnan por sí solas. En este sentido, el poeta sueco siempre ha rehuido al héroe de la poesía comprometida tanto como al autor difunto, ausente pero cargado de atributos. En sus poemas, Tranströmer aparece tal y como es, vivo y paradójico.

A partir de la década de los ochenta, el poeta se aleja de la escritura más personal para centrarse en lo contingente. Sus poemas se acercan al haiku, atraído por la economía, la ausencia de retórica, la plasticidad de la estrofa japonesa. Tranströmer hace un fabuloso esfuerzo por mantener la fórmula silábica propia del haiku (5-7-5) en su idioma sueco. La naturaleza se hace omnipresente, junto a la idea de la muerte, de la insignificancia del ser humano. Un muro, el mar. / Oigo graznar gaviotas: / ellas saludan. O Se cayó el techo / y los muertos me ven. / Este es el rostro. Falto de palabra, el haiku se convierte en el mejor vehículo para mostrar su visión de poesía como lenguaje.

Tomas Tranströmer fue acusado en numerosas ocasiones por sus coetáneos de eludir el compromiso político en su poesía, pero él nunca se dejó guiar por los cantos de sirena de los panfletos, que lo desviaban de lo esencial. Se puede decir que el tiempo le ha dado la razón y su estilo genuino, su poesía de las pequeñas cosas es lo que hace que sea universal, atemporal, válido más allá de momentos históricos e ideologías políticas. Su compromiso ha sido el de luchar por un mundo mejor, tanto en su vida como con su poesía de estilo introspectivo y versátil, basada en la experiencia y en la realidad circundante. No obstante, Tranströmer también ha criticado libremente a su país sin dejar por ello de considerarse un sueco integrado y orgulloso de serlo; especialmente es la destrucción de la sociedad sueca humanista a favor de una funcionalidad vacía lo que más le molesta. Gentes con un futuro / en lugar de un rostro.

La finalidad de la poesía de Tranströmer es intentar entender el mundo. Su estilo, hecho de pequeños gestos.

Fantástico sentir como el poema crece

mientras voy encogiéndome.

Crece, ocupa mi lugar.

Me desplaza.

Me arroja al nido.

El poema está listo.
 
CDR

miércoles, 5 de diciembre de 2012

MARZO CONSPIRA


¿Existe una relación entre los sucesos y la fecha en la que ocurren?, ¿o es simplemente puro azar? ¿Se pueden evitar? Cuando tantos hechos incomprensibles nos sacuden, la dificultad de las preguntas que se nos plantean hace que aquellos dotados para la escritura traten de encontrar respuestas en la lírica. El dolor y la tragedia son los motores principales de Libro de marzo (e.d.a. 2011), de Carmen Velasco. Un libro original en su diseño, profundo en su tratamiento, intenso de principio a fin. A partir de los atentados del 11 de marzo de 2004, la autora hace un recorrido poético, con tintes cronológicos, por asuntos tan escabrosos como las muertes de mujeres en Ciudad Juárez, el sometimiento al burka, la ablación, los conflictos militares, y de ahí a otros más cercanos como la rutina del trabajo, la caducidad del amor, la promiscuidad en la red, los trastornos alimenticios. Al fin y al cabo, la presencia constante de la violencia gratuita e innecesaria. Y todo ello desde un enfoque femenino, no siempre precisamente delicado, y feminista, comprometido.
Quizá lo que falta es más responsabilidad, más fuerza para sentir como propios los problemas ajenos, no esperar a que la mala suerte llame a nuestra puerta para que la conciencia se nos estremezca. Puede que el destino esté escrito a priori, que la violencia sea inherente al género humano, que marzo siga conspirando, pero no debemos darnos por vencidos. Todos podemos contribuir a parar el cronómetro de esta guerra.

CDR

lunes, 3 de diciembre de 2012

PALABRAS

Como unidad mínima de la Lengua con significado, la palabra es un conjunto de sonidos o grafías (según sea oral o escrita), delimitada por pausas, que, enlazándose con otros segmentos de su categoría, van dando forma al discurso.

La facultad de hablar dícese también palabra, así como la aptitud oratoria, de donde proviene la expresión "tener don de palabra."

Por otra parte, es habitual empeñar la palabra a la ligera, pero más allá de la locución lingüística, implica una promesa y su obligación de cumplirla. Como habría de cumplirse siempre con el turno de palabra y hacer uso de ese derecho cuando corresponda, no como energúmenos sin modales. Para ejemplo de ello, póngase la tele a cualquier hora y encontrarán alguna muestra, seguro.

A veces intentan convencernos con buenas palabras de algo que no nos conviene, hay que estar alerta y no dejarse embaucar, ni por palabra de honor de que lo ofrecido es maravilloso. La mayoría de ocasiones se trata de palabras vacías. No me refiero sólo a los vendedores que tocan a nuestra puerta ocasionalmente o a la propaganda que nos inunda de continuo, sino también a esos charlatanes de traje y corbata, cuyos discursos están plagados de medias palabras y de palabras preñadas, con la misma finalidad de engañar. Torcer las palabras para darles otro sentido del que tienen.

Es difícil encontrar entre tanta verborrea las palabras clave, esenciales para entender el pleno significado de algo.

Suelen destacar, por su tamaño, las palabras gruesas, ofensivas y dañinas, injuriosas incluso.

Sin embargo, la última palabra habría de tenerla siempre el sentido común, la honestidad. Palabras mayores éstas hoy en día. Ojalá alguien me cogiera la palabra.
  
Decía Ramón Llull que "la palabra es el arma más poderosa". Qué duda cabe. No en vano es aquella a la que más temen los dictadores, los tiranos. Porque no se pueden restringir los pensamientos y éstos son palabras en nuestro interior. Las palabras nos liberan de las cadenas físicas, de las limitaciones. Las palabras nos acercan a los demás y también a nosotros mismos. Las palabras son evocadoras, son mágicas, terapéuticas... Y también pueden ser todo lo contrario. Las palabras lo son todo.

Santa palabra.

CDR

domingo, 2 de diciembre de 2012

CHICO

Elegir un nombre es algo complicado, porque conlleva designar a alguien con un apelativo que lo acompañará el resto de su vida.  A la hora de escoger, tenemos en cuenta la sonoridad del nombre, que no hayamos conocido a nadie que se llamara así y nos cayera mal, cómo quedará la abreviatura, si será propicio a bromas fáciles... Como decía, algo complejo, sobre todo si es el nombre de un hijo o hija. Mucho menos si es para llamar a un animal doméstico que nos hará compañía en los próximos años. Si se trata de bautizar a una mascota, nos conformamos con que el nombre suene bien, corto y preciso, o como mucho, además, con que refiera alguna de las características del animal.

Y dándole vueltas a este asunto, me ha parecido que Chico puede ser un buen nombre para un perro pequeño, pues esa es la primera acepción del diccionario (que tiene poco tamaño), que es macho (en nuestros animales tendemos a asociar macho con chico y hembra con chica) y que alude también a un tratamiento de confianza, cariñoso.

Una vez nominado el perrillo, ahora solo falta empezar a convivir con él, que tres días no son nada y nos queda mucho por delante. Yo, amante de los gatos, intuía que si alguna vez conseguía una mascota sería antes un perro. Bueno, en realidad, soy amante de los animales, por eso estoy contenta y sé que, como todo pasa por alguna razón, Chico habrá llegado a mi vida con su motivo bien claro, aunque ahora aún no sea evidente.

Precisamente, la semana pasada leí un artículo de Rosa Montero sobre el contraste entre España y otros países en cuanto al trato a los animales. Y ella, que ha escrito mucho en su defensa y que desde hace treinta años siempre ha tenido perro dice: "Mis perros me han enseñado lo que es la alegría pura, la generosidad sin límites, los celos desbocados, el dolor intenso, la furia perfecta. Me han enseñado la integridad de las emociones. Hay algo en ellos mucho más verdadero e intacto que en nosotros, algo que te pone en contacto con lo real. (...) Soy mejor persona, entiendo mejor los secretos de la vida desde que estoy con ellos (...) Me han puesto en mi lugar entre los seres vivos."

Estoy dispuesta a aprender y a sentir todo eso.

-Pero, que conste, mi animal favorito sigue siendo el gato.-

CDR