Páginas vistas en total

viernes, 18 de enero de 2013

MEZCOLANZA

Pasan tantas cosas en estos días que no se sabe a dónde acudir, qué criticar, la mente confusa y el corazón encogido ante la implacable, surrealista, realidad.

A continuación, una mezcolanza, inspirada en el estilo cervantino, pues no se me ocurre otra forma de digerir los bolos que nos sirven a diario los noticiarios que no sea desde la punzante ironía y el ingenio. Quizá de esto se valen aquellos que vilmente se burlan de nosotros, de que las únicas armas que hasta ahora empuñamos son las palabras. Pues estas les rebotan en sus corazas de malandrines.

Felonías de señores con traje de chaqueta, corbata, sobres bajo manga y áticos de lujo.

Ofensas al amor propio y la dignidad de la ciudadanía, trabajadores sencillos, entregados y sacrificados. Decir "la corrupción de los políticos es un reflejo de la sociedad" merece como mínimo un botellazo en la cabeza.

Borricos indignos de llevar a un honrado escudero, en sus lomos acarrean cuentas en paraísos fiscales, mentiras, hipocresía, ciegos hacia su particular ínsula Barataria.

Compinches, unos y otros, de uno y otro lado, acusan a aquellos y desvían la mirada mientras los suyos hacen exactamente lo mismo. La corrupción se expande como una plaga entre estos malnacidos, bribones.

No siempre la realidad es lo que parece, en ocasiones se puede vencer a gigantes, doblegar leones combatir bachilleres y conquistar doncellas con ideales y buena voluntad. Como esta actualidad nuestra es más de lo que parece, porque no sabemos ni de la misa la mitad. Con la iglesia hemos topado, sí, y con la mezquindad política... y nos vamos cayendo con todo el equipo.

Entre tanto, ellos son señalados, puestos en entredicho, juzgados, indultados, ascendidos (en un lapso de tiempo indignantemente corto), sin perder la sonrisa y el cinismo. Sinvergüenzas sin vergüenza.

CDR

3 comentarios:

  1. Sentimos terror al ver las noticias, leer periódicos, enterarnos de la identidad de muchos sinvergüenzas a lo largo de tantos años. No me extraña que la caja esté vacía.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda idea, la cervantina, para hacer esta mezcolanza. Cierto, con la iglesia hemos topado. Intentemos vencer a los gigantes y doblegar a los leones, posiblemente cambiaría la cosa.
    Tati.

    ResponderEliminar
  3. Rico y poéticamente explicado lo que yo habría despachado con cuatro palabras de las más malsonantes que se incluyen en el diccionario de la RAE.

    ResponderEliminar