Páginas vistas en total

sábado, 12 de enero de 2013

TAL DÍA COMO HOY

Como si de una hemeroteca literaria se tratase, vamos a consultar qué nacimientos y defunciones de escritores conocidos se produjeron tal día como hoy; es una actividad curiosa que da mucho fruto. Fíjense:

El día 12 de enero de 1628 vino al mundo Charles Perrault -en un parto doble, junto a su gemelo, François-, escritor francés reconocido por haber dado forma literaria a cuentos clásicos infantiles, como Caperucita Roja, Barba Azul o El gato con botas, moderando la crudeza de las versiones orales. De familia acomodada, Perrault recibió educación en las mejores escuelas del París de la época. Aunque ha pasado a la historia como autor de literatura infantil, lo cierto es que esta faceta se inició a los 55 años (con la publicación de Cuentos de mamá ganso), pues antes había escrito obras críticas, relacionadas con su trabajo de académico, y loas al rey de Francia.

También nació unos años más tarde, en 1751, Jakob Michael Reinhold Lenz, dramaturgo alemán, perteneciente al Sturm und Drang. Sus primeras obras poéticas a los quince años le dieron ya fama de genio. Estudió teología en Königsberg (Prusia) y tradujo a Alexander Pope y William Shakespeare. Fue autor, entre otras, de la obra Los soldados, drama ambiental socialmente crítico.  Lenz rompe las unidades aristotélicas de tiempo, espacio y acción, anticipando elementos decisivos del drama moderno. Sus piezas, con escenas cortas y abruptas y una prosa ruda y punzante, escandalizaron al público por escoger enredos sobre el Antiguo Régimen alemán.

En 1876 nació Jack London, novelista estadounidense, que escribió algunos de los clásicos juveniles más conocidos, como Colmillo Blanco o La llamada de la selva. De padre desconocido, su nacimiento se produjo en la ciudad de San Francisco, en cuya biblioteca pública se autoeducó el joven, leyendo libros. London atribuía su inspiración literaria a la novela Sigma, de la inglesa Ouida, que leyó en 1883. Tras varios años como marinero e incluso como vagabundo, London empezó a escribir artículos para la revista de la Oakland High School. En 1896 ingresó en la Universidad de California, que hubo de abandonar por problemas económicos poco después. A pesar de las muchas dificultades por las que pasó, Jack London fue afortunado en su carrera literaria. Acusado en alguna ocasión de plagio, fue un exitoso escritor en su época que siempre supo salir airoso de dichas denuncias.  

Y por último, el corresponsal de guerra, dramaturgo y novelista húngaro Ferenc Molnár, cuyas obras han sido llevadas al cine (El guardia o El cisne), también fue alumbrado tal día como hoy, en 1876, en el seno de una familia judia de Budapest. Su verdadero apellido era Neumann, pero adoptó  el pseudónimo de Molnár -"molinero" en húngaro- en referencia a un personaje de una de sus primeras novelas. A principios de la Segunda Guerra Mundial, al ser judío, tuvo que exiliarse a Estados Unidos, país en el que residiría hasta su muerte. Su novela más conocida es Los muchachos de la calle Pál, publicada en 1906, que se convertiría en un clásico de la literatura juvenil húngara, adaptada también al cine.

En cuanto a los fallecimientos, nos dejaron el 12 de enero dos grandes autores del siglo XX.

Por la parte que nos toca, el genial Ramón Gómez de la Serna, en 1963. Prolífico periodista y escritor vanguardista de quien ya se ha escrito en este blog por su creación de las Greguerías. Sin embargo, su producción va mucho más allá, ya que posee una extensa obra literaria que abarca desde el ensayo costumbrista y la biografía, hasta la novela y el teatro. Sólo recordar, además, que su vida y su obra fueron una ruptura contra las convenciones.

Y en 1976, expiró la británica Agatha Christie, autora por excelencia de novelas policíacas, como la famosa Diez negritos, y madre de los inolvidables Miss Marple y Hércules Poirot. Comenzó a redactar sus historias a muy temprana edad, durante la Primera Guerra Mundial trabajó como enfermera, lo cual resultó muy gratificante para la joven. También se ocupó de varias farmacias y dispensarios a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, donde fue acumulando conocimientos sobre venenos, que más tarde utilizaría en sus novelas de misterio. Su primera publicación fue El misterioso caso de Styles (1920) y hasta la hora de su muerte escribió más de ochenta obras, entre novelas y piezas de teatro. Agatha Christie se encuentra entre los autores más vendidos y traducidos de la literatura inglesa, a la altura de Shakespeare.

Un día hoy, por tanto, de importantes sucesos literarios dignos de recuerdo.

CDR  

2 comentarios:

  1. Siempre en nuestro recuerdo, siempre con la posiblidad de leerlos y disfrutar de su literatura, una manera de afianzarnos en este maravilloso mundo, repleto de sorpresas diarias.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. De una manera o de otra dejaron su huella, por lo tanto, bienvenido su recuerdo.
    Tati.

    ResponderEliminar