Páginas vistas en total

martes, 19 de marzo de 2013

MUJERES: MÁS QUE CUENTOS PARA NIÑOS

Muchas mujeres a lo largo de la historia han camuflado su feminidad tras seudónimos masculinos o han empleado el apellido de casadas para publicar sus obras y que estas fueran aceptadas con benevolencia. Este último recurso es el utilizado por Carmen de Rafael Marés (1911-1999), que firmaba con el apellido de su marido, Pierre Kurz (aunque ella añadía una "t").

Carmen nació en el seno de una familia cosmopolita, descendiente de emigrantes catalanes que vivieron en Estados Unidos, México y Cuba. Su padre había nacido en La Habana y su madre en Baltimore. Esta falleció cuando la niña tenía tan solo cinco años, dejándola huérfana junto a tres hermanos más. Tras su paso por el colegio El Sagrado Corazón de Barcelona y tres años de educación a cargo de su propio padre, Carmen estudió en el Reino Unido, y una vez casada con el francés Pierre Kurz, vivió en Francia desde 1935. En el 36 nace su hija Odile. Durante la Segunda Guerra Mundial, su marido pasó dos años en un campo de concentración; la pareja se mudó a España en 1943. La difícil situación económica y laboral en que se veía una familia en la posguerra hizo que Carmen comenzase a escribir como medio para obtener ingresos.

Conocida sobre todo su serie de libros infantiles, cuyo protagonista es Óscar, lo cierto es que Carmen Kurtz es autora de una nutrida obra literaria y recibió algunos premios, como el Ciudad de Barcelona, por su primera novela (Duermen bajo las aguas, de 1955), el Planeta en 1956, por El desconocido, o el Lazarillo, por Color de fuego, en 1964, entre otros.

En la trayectoria literaria de esta escritora aparecen tres temáticas bien definidas: preocupación por la mujer a partir de una actitud comprometida de preparación constante (Cándidas palomas, de 1975); la incomunicación entre la pareja (El desconocido, de 1956); y la crítica de la burguesía, siempre realizada sobre la sociedad catalana (trilogía Sic transit, 1973-1976).

En cuanto a su obra para niños, Kurtz presenta un mundo de fantasía y realidad de extraordinaria belleza, donde lo social y lo poético juegan un importante papel. A partir de los años 70 se dedica casi en exclusiva a esta faceta; su hija Odile ilustraba sus historias. Además de la serie Óscar, es muy representativa la historia de Veva, un bebé de nueve meses que, dotada de pensamiento y habla, cuenta sus experiencias desde el vientre de su madre.

Cuentista, guionista de televisión y teatro, colaboradora en prensa, Carmen Kurtz es una de las escritoras más originales de la posguerra española, además de una de las figuras más importantes de la literatura infantil y juvenil de la segunda mitad del siglo XX que no cuenta, sin embargo, con el reconocimiento merecido.

CDR

1 comentario:

  1. Carmen Kurtz formó parte de una valiente generación de mujeres que se abrieron camino literariamente en los 50 y 60, lamentablemente tan olvidadas hoy, caso de Concha Alós, entre otras.
    Buena entrada, para recordar.
    Pmd.

    ResponderEliminar