Páginas vistas en total

lunes, 15 de abril de 2013

EL ESPERANTO

Observar cómo las diferencias entre los pueblos a causa de la diversidad de lenguas y religiones podían causar serios conflictos llevó a L. L. Zamenhof, médico oftalmólogo, a desarrollar una lengua común, llamada esperanto.

Nacido en Bialystok (hoy Polonia, entonces del Imperio Ruso), en 1859, tenía un talento especial para los idiomas. Sus idiomas nativos eran el ruso, el polaco y el yidish o judeoalemán, aunque también hablaba el alemán con fluidez; posteriormente aprendió latín, hebreo, francés, griego e inglés. De español, italiano y algunos otros idiomas, solo tenía conocimientos básicos. Pero siempre consideró el ruso como su idioma materno (sólo en esta lengua y en esperanto escribió poesía.) Este poliglotismo era sólo el reflejo de las condiciones en que vivía y que seguramente influyeron en el pensamiento de un joven sensible.

Ludwik Lejzer (del hebreo Eliezer) fue a la escuela de Białystok y posteriormente al Instituto Alemán de Varsovia. Después de dos años de estudio en la Facultad de Medicina de Moscú y cuatro en la de Varsovia, recibió su título de médico en la especialidad de oftalmología, que terminó de cursar en Viena (1886). En 1898 se instaló definitivamente en el barrio judío de Varsovia, donde ejerció hasta su muerte, el 14 de abril de 1917. La profesión médica le proporcionó muchos más sinsabores que beneficios; debido a la pobreza de sus clientes tenía que visitar diariamente entre treinta y cuarenta pacientes, a pesar de lo cual ganaba sólo lo justo para garantizar una vida modesta a su familia.

De acuerdo con su testimonio, ya en su infancia en la ciudad de Bialystok (que en aquel entonces formaba parte del Imperio ruso, aunque actualmente pertenece a Polonia) había importantes comunidades de polacos, judíos, rusos, alemanes y lituanos. Los problemas que ocasionaba la diversidad lingüística motivó a Zamenhof para buscar una solución, cuyo resultado fue, tras un proceso largo y laborioso, el desarrollo de un idioma internacional. Inspirado en el "volapük", proyecto similar realizado por el sacerdote Johann Martin Scheleyer, pero con numerosos defectos, Zamenhof logró finalmente publicar un folleto en el que exponía los principios de la nueva lengua, con el pseudónimo de Doktoro Esperanto, que en español podría traducirse como "Doctor Esperanzado".

Sucesivamente fueron apareciendo cinco folletos más , en ruso, polaco, francés, alemán e inglés, respectivamente, sometiendo así su proyecto de "lengua internacional" a la crítica de los expertos, con la promesa de que, al cabo de un año, la perfeccionaría con las mejoras propuestas. Envió esos folletos a multitud de revistas, gacetas, sociedades y periódicos europeos. Puso anuncios en periódicos rusos y polacos. El inicio de este proyecto fue financiado con la ayuda del suegro y después, Zamenhof empleó, con el consentimiento de ella, la dote de su esposa para lanzar, entre los años 1888-1889, una serie completa de libros, y proporcionó el dinero necesario para editar las obras divulgativas de L. Einstein y H. Phillips. A finales de 1889, debido, sobre todo, a esta gran actividad editorial quedó completamente arruinado. A partir de ese momento, aunque siguió siendo hasta 1905 el motor principal del movimiento, la divulgación dependió materialmente de los recursos económicos de los primeros seguidores.

Ese mismo año se celebra el primer Congreso Universal de Esperanto, en Francia, que consolida el movimiento, fija la Declaración del Esperantismo, donde se define el movimiento, y se aprueba el Fundamento de Esperanto, es decir, la base fundamental del idioma, que a partir de ese momento es considerado el reglamento esencial del Esperanto.

El anarquismo, marcado por la idea de comprensión y colaboración entre los pueblos y la ausencia de Estados, apostó firmemente por el esperanto como una lengua para toda la humanidad por el pro del internacionalismo y la ausencia de imperialismos lingüísticos de una nación sobre otra. Las escuelas libertarias, así como los sindicatos anarquistas (destacando por su importancia histórica la CNT en España) u organizaciones libertarias como la  FAI potenciaron activamente el uso de esta lengua. La propuesta era aprender y cuidar el idioma propio y, al mismo tiempo, aprender esperanto como segunda lengua en todos los países, posibilitando así la conservación del idioma propio y la capacidad de ser comprendido a nivel mundial. Su carencia de excepciones lingüísticas, la sencillez de su aprendizaje (en dos años el idioma puede ser hablado y escrito a nivel experto) así como la enorme facilidad para su pronunciación lo hicieron una propuesta atractiva.

L. L. Zamenhof murió en Varsovia en 1917. Sus tres hijos (un chico y dos chicas) perecieron durante la Segunda Guerra Mundial, ya que fueron clasificados como "Juden" (judíos) bajo las leyes raciales. Como es sabido, durante el Holocausto se exterminó prácticamente a la totalidad de la población judía de Polonia, entre los cuales estaba casi toda la familia Zamenhof.

Otro de los grandes proyectos de Zamenhof fue el homaranismo (en esperanto significa "la ideología de los miembros de la humanidad"), una especie de moral suprarreligiosa basada en la ausencia de prejuicios y en el principio "trata a los demás como a ti te gustaría que te tratasen".

Un idealista que luchó por aquello en lo que creía.

CDR

3 comentarios:

  1. Fascinante, casi de película. Conocía el esperanto y la poca suerte de este nuevo idioma, pero me resulta interesante leer la pequeña biografía de este singular hombre. Gracias.
    Pmd

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. ¡Cuántas cosas sabes!
    Tati.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho este artículo tan bien escrito y con un contenido muy valioso, en el que expones unos valores poco conocidos por mucha gente.

    ResponderEliminar