Páginas vistas en total

sábado, 18 de mayo de 2013

FANTASÍAS

Esta palabra tan bonita, fantasía, proviene del latín phantasĭa. Suena bien y sienta mejor.

En cuanto a facultad que tiene el ánimo de reproducir por medio de imágenes las cosas pasadas o lejanas, de representar las ideales en forma sensible o de idealizar las reales, a veces es inevitable echar mano de la fantasía para mejorar las cosas, crear otras distintas o evocarlas a nuestro antojo.

Aquello que mejoremos, creemos o evoquemos, será simplemente una imagen, una fantasía. Pero ayuda.

De niños, especialmente, nuestros sentidos nos ayudan a formar imágenes, que son sólo ilusiones ópticas, y somos capaces de representar figuras, en las cortinas, en las sombras de la habitación, en las nubes... Técnicamente, se llaman fantasmagorías. Otra bonita palabra.

Ya de mayores, seguimos teniendo imaginación, aunque la utilicemos poco. Pues no hace falta otra cosa para inventar o producir fantasías.
 
Aquellos que más imaginación tienen, o más la usan, son los artistas, quienes con sus fantasías nos transportan, a través de sus obras, a otras realidades; ficciones de palabras, imágenes, sonidos... sentidos. 

Incluso, en concreto, se denomina fantasía a la composición instrumental de forma libre o formada sobre motivos de una ópera.

Pero también existe la fantasía figurada. Presunción, arrogancia o gravedad afectada de la que algunos hacen gala. ¡Qué fantástico eres! Seguro que lo han oído... y pensado alguna vez.

Igualmente también hay joyas falsas, baratas, que no son de materiales nobles o valiosos. Esas que no vale la pena guardar en la caja fuerte aunque su valor simbólico sea grande o nos queden bien. Bisutería, fantasía.
 
En fin, el mundo de fantasía no tiene límites...
 
CDR

2 comentarios:

  1. Aun conservo cierta fantasía y tú, bloggera, eres fantástica, pero claro, en el mejor de los sentidos. Lo digo por lo que escribes en este magnífico blog.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. Indudablemente las fantasías nos vienen bien en algunos momentos de nuestra vida, aunque no deberíamos de pasarnos en "ser fantásticos".
    Tati.

    ResponderEliminar