Páginas vistas en total

jueves, 23 de mayo de 2013

LIBRO PRESTADO...

Los amantes de los libros, aquellos para los que estos constituyen parte esencial de nuestra vida, no solemos negarnos a prestarlos, aunque en el fondo de nuestro corazón sean tan preciados que nos duela un poquito desprendernos de ellos por un tiempo.

A lo largo de mi vida he dejado muchos libros (sigo haciéndolo), la mayoría a gente de confianza, que me los ha devuelto sin problemas y además agradecidos. Pero lo cierto es que también he perdido unos cuantos a lo largo de los años.

De todo hay en el mundo, no se puede generalizar. Hace poco vi a una compañera de trabajo con un libro forrado provisionalmente con papel de un folleto de propaganda. Me explicó que se lo habían dejado y que siempre les ponía esa protección para no deterioralos lo más mínimo. Es un detalle.

Sin embargo, hoy he encontrado la cita de un autor francés que dijo que los libros son amigos perfectos; y que la única cosa que no aguantan es el ser prestados, se ofenden tanto, que nunca regresan. Entonces, me ha dado por pensar que, muchas veces, es verdad.

Y eso me ha llevado a recordar (además de los títulos que nunca más han regresado a mi estantería) el siguiente refrán popular: "Libro prestado, perdido o estropeado."

CDR

4 comentarios:

  1. Algunos títulos se han metamorfoseado con donaciones y no sé distinguirlos, quizás ayude recordármelos. Esperanza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, Esperanza, si algún mensaje contiene esta entrada no va dirigido a ti. En todo caso, tú formas parte de esa gente de confianza que menciono.

      Eliminar
  2. Comparto tu opinión, bloggera. A estas alturas de mi vida no sé si he perdido muchos o pocos, y como tú me duele desprenderme de ellos aunque procuro hacerlo en contadas ocasiones. Mi patrimonio biblióficolo me ha costado mucho adquirirlo, aunque también soy consciente de que a muchos no les importa nada llevarlos a una librería de viejo, donde yo he comprado auténticas maravillas.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  3. Todo depende del amor hacia los libros, sin lugar a dudas.
    Tati.

    ResponderEliminar