Páginas vistas en total

viernes, 5 de julio de 2013

NUESTRA TIERRA

¿Cuál es realmente nuestra tierra?

Según el Diccionario de la Real Academia, aquella en la que se ha nacido.

Pero seguro que más de uno considera su tierra donde vive, o donde trabaja, o donde yacen sus familiares más queridos, o simplemente aquella a la que lo une un vínculo especial, aunque esté lejos de su región de nacimiento.

¿De dónde somos?

Creo que somos de donde nos sentimos a gusto, queridos, de donde los sucesos de la vida te van enraizando.

Aunque, como en tantas otras cuestiones, lo más normal es sentirse dividido.

Qué difícil ser tajante en este tema. Para esto no sirven las fórmulas matemáticas ni la objetividad. El corazón no entiende de razones y cuando fuerzas opuestas pero igualmente firmes tiran de él, el resultado es una rara desazón.

Y para no perder la costumbre, a continuación una cita de Salustio que, si bien contiene un significado más profundo de lo que en esta entrada pretendo expresar, me parece bellísima:

"Cuando por fin regresas a tu tierra, descubres que no era tu vieja casa lo que extrañabas, sino tu niñez."

CDR

4 comentarios:

  1. A lo largo de nuestra vida nos podemos sentir de diversas tierras, a la vez que de ninguna. Nos asentamos definitivamente en algún sitio, eso no quiere decir que sea nuestro, añoramos la tierra donde nacimos, en la que se encuentra la familia, creo que tampoco es la nuestra. Todo es muy relativo. Lo dejo. Supongo que no tengo tierra.
    Tati.

    ResponderEliminar
  2. ¿Bajo qué bandera podemos vivir: bajo la de nuestros antepasados, la de nuestro nacimiento, la de nuestros estudios o quizás la de nuestro trabajo? Al final de todo siempre hay que elegir un sitio. Esperanza

    ResponderEliminar
  3. A veces, no sabemos bien de dónde somos, y recordamos nuestro paso por muchos sitios, y al final, uno es de donde encuentra eso que llaman felicidad; es decir, donde está tu pareja (si la tienes) y tu trabajo, tus amigos, tus libros y tu casa, la tienda a donde compras, la peluquería a donde te cortas el pelo, o el bar donde se muestran amistoso contigo y te reconocen siempre que vas, los lugares que identificas, en suma, un pequeño rincón donde te sientes bien, ¡y poco más!
    Pmd.

    ResponderEliminar
  4. Los tres tenéis razón y veo que habéis entendido lo que quiero decir. Porque yo también siento que no tengo tierra, que ¡es tan difícil elegir! y que la peluquería, el bar... los amigos influyen mucho en que te sientas bien en un rincón determinado.

    ResponderEliminar