Páginas vistas en total

sábado, 28 de diciembre de 2013

QUÉ INOCENTES

Si ustedes no están en la Comunidad Valenciana, quizá no se hayan enterado del contenido del artículo publicado hoy por el Presidente de las Cortes, Juan Cotino, respecto al anteproyecto de ley del aborto (Ley de Protección de la Vida del Concebido) aprobado recientemente por el Consejo de Ministros. Yo sí lo he leído. Y no diré mucho sobre el tema, ya tomé postura en su momento en este mismo blog. Me limitaré a reproducir sus palabras a continuación: "Hoy, día de los santos inocentes, recordamos que todavía en pleno siglo XXI hay legisladores, jueces, médicos,… que pretenden hacer lo mismo que hace dos milenios llevó a cabo Herodes. La matanza de inocentes fue una aberración entonces, y lo es ahora, aunque en cada momento se intente “vestir” con diferentes excusas. Entonces era por miedo al nacimiento de un rey, el de los judíos. Ahora no sabemos bien la excusa ni los motivos que alegan los que intentan ponerse en el puesto de Herodes."

Esto parece difícil de superar, pero les contaré también que ayer el obispo de Segorbe (Castellón), Casimiro López, afirmó que con el divorcio y el matrimonio homosexual aumentan los hijos con perturbaciones.

Y como no hay dos sin tres, el señor Ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, asegura sin dudarlo que él sí tendría un hijo con malformaciones graves. Muy loable. Muy fácil de decir. Pues si él tiene derecho a decidir eso... ¿por qué se elimina el derecho a decidir otra cosa?

Qué inocentes somos. Debe de tratarse de una broma.

CDR

jueves, 26 de diciembre de 2013

EL AMOR Y LA FELICIDAD

En estos días, seguro que tienen algún hueco extra para leer. Tardes de viento y frío como la de hoy son propicias para coger un libro, evadirse entre sus páginas de la vorágine navideña, y hasta dejar reposar mientras el estómago de los dulces que acechan en las bandejas que nunca se recogen.

La propuesta de hoy es:

Milena Agus (Génova, 1959) compagina su labor docente en un instituto con el ejercicio de la escritura, actividad con la que ha obtenido clamorosos éxitos, especialmente con Mal de piedras (2006). Pero es La imperfección del amor (2010) la que hoy recomiendo, un relato sencillo por su brevedad aunque complejo en contenido, ya que en él se exponen temas tan amplios y complicados como la femineidad y las relaciones personales, desde el sexo hasta el amor, para llevarnos finalmente a entender la ironía de la vida.

Situada en la Cerdeña actual, cuenta la historia de tres hermanas de la burguesía venida a menos que sólo han podido conservar tres apartamentos del palacete que han heredado. Cada una tiene una personalidad independiente y diferente a las otras, y cada cual tiene sus sueños y sus aspiraciones, que giran, en realidad, sobre el mismo eje: el amor. Noemi es la hermana mayor, empeñada en recuperar el patrimonio familiar, abogada de éxito pero frustrada en lo amoroso, es la típica solterona; el orden de su vida se verá tambaleado por la aparición del pastor Elías, con quien comparte la pasión por coleccionar piezas de porcelana y vive un bucólico romance. Maddalena, la mediana, es una diosa del sexo, viviéndolo plenamente con su esposo Salvatore; son exquisitos los pasajes eróticos de los encuentros conyugales. Sin embargo, este frenesí sexual parece impedir la máxima ilusión de ella, que es concebir un hijo. En cuanto a la hermana pequeña, nombrada como la “Condesa de mantequilla”, aludiendo a su pusilanimidad, dedica su tiempo y su escaso dinero a ayudar a los necesitados, mientras cuida de su apocado hijo Carlino; la aparición de un vecino misterioso al otro lado del muro del jardín pondrá algo de color en su apagada vida. Completa esta escasa galería de personajes la tata, quien se ha ocupado de ellas desde niñas y acabará siendo una carga más. Personajes todos ellos muy humanos y cálidos.

Así, con este exiguo material, Milena Agus consigue plasmar todas las posibilidades del amor y evidenciar su imperfección. Mezclando la realidad con un fuerte componente onírico y con rasgos que nos recuerdan a los cuentos clásicos, la autora italiana nos transporta a un mundo adulto donde se combinan el encanto y el desencanto a partes iguales, de manera que no somos capaces de dictar un veredicto. Simplemente, reflexionamos sobre la felicidad y sobre el amor. Utiliza la autora italiana un lenguaje sencillo, claro pero intenso, sobre todo en sus magníficas descripciones, en una historia narrada de tirón, sin ambages y que nos deja con ganas de más.
Feliz lectura.
CDR

miércoles, 25 de diciembre de 2013

25 DE DICIEMBRE

Desde este blog les deseo a todos:



Y mi regalo en este 25 de diciembre, un poema navideño de Lope de Vega: "Las pajas del pesebre"

Las pajas del pesebre
niño de Belén
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Lloráis entre pajas,
del frío que tenéis,
hermoso niño mío,
y del calor también.
Dormid, Cordero santo;
mi vida, no lloréis;
que si os escucha el lobo,
vendrá por vos, mi bien.
Dormid entre pajas
que, aunque frías las veis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Las que para abrigaros
tan blandas hoy se ven,
serán mañana espinas
en corona crüel.
Mas no quiero deciros,
aunque vos lo sabéis,
palabras de pesar
en días de placer;
que aunque tan grandes deudas
en pajas las cobréis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Dejad en tierno llanto,
divino Emmanüel;
que perlas entre pajas
se pierden sin por qué.
No piense vuestra Madre
que ya Jerusalén
previente sus dolores
y llora con José;
que aunque pajas no sean
corona para rey,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.


CDR

domingo, 22 de diciembre de 2013

MAGIA

Estos días son propicios para apelar a la magia. La magia de la Navidad, ese algo, ese espíritu que nos aporta esperanzas e ilusiones cuando acaba el año, porque en el próximo todo lo bueno, lo mejor está por venir.

Seguro que habrá bonitas definiciones de "magia". A mí la que más me gusta pertenece a una canción de Rosana -que acaba de sacar su último disco, el octavo de su carrera, con magníficas versiones de sus éxitos en los dieciséis años de carrera.-

Lean atentamente la letra y luego escúchenla. Es una preciosidad.

Es el agua, es el viento.
Es resumen de todo lo que siento.
Es la arena, es el sentimiento.
Es la tinta que no borra ni el silencio.
Es el aire de puntillas.
Es la calma cogiendo carrerilla.
Es el sabor de lo pequeño... Es tocar un sueño...
Es el mapa de un suspiro.
Es lo que hay cuando te miro.
Es el duende del latido de tu corazón...

Magia es probar a volcar lo que hay en el fondo de ti.
Magia es verte sonreír.
Magia es probar a saltar sin mirar.
Es caer y volver a empezar.

Es el tiempo , es la hoguera.
Es la mano que mece la marea.
Es la tierra, es la bandera blanca.
Es la gota de una lluvia de esperanza.
Es el mundo de puntillas.
Es la vida cogiendo carrerilla.
Es el sabor de lo pequeño... Es tocar un sueño...

Es el mapa de un suspiro
Es lo que hay cuando te miro
Es el duende del latido de tu corazón...

Magia es probar a volcar lo que hay en el fondo de ti.
Magia es verte sonreír.
Magia es probar a saltar sin mirar.
Es caer y volver a empezar.

Es el mapa de un suspiro.
Es lo que hay cuando te miro.
Es el duende del latido de tu corazón... y el mío.
Es la meta y el camino.
Es la suerte y el destino.
Es la fuerza del latido de tu corazón.

Magia es probar a volcar lo que hay en el fondo de ti.
Magia es verte sonreír.
Magia es probar a saltar sin mirar.
Es caer y volver a empezar.


Una letra que es pura poesía, bellísimas palabras llenas de significado.

En este día de lotería, lo mejor que nos puede tocar es reconocer la magia de la vida, que está precisamente dentro de nosotros mismos.




CDR

viernes, 20 de diciembre de 2013

DESPISTES

Si alguna vez se han preocupado porque su memoria ya no es lo que era, piensan que cometen errores descomunales o tienen fallos imperdonables, a continuación les relato una curiosa anécdota sobre uno de los más ilustres poetas españoles. La mayoría de nuestros despistes pueden ser fruto de la ajetreada vida que llevamos, de hacer las cosas maquinalmente; los de Antonio Machado se deberían más bien a su calidad de genio, una mente ocupada en altas cotas. 

Efectivamente, el autor de Soledades y Campos de Castilla era un despistado. Digamos que solía írsele el santo al cielo. Entraba en el café por la noche, y en la puerta daba palmadas llamando al sereno; llegaba tarde a las comidas concertadas con amigos; metía el lápiz en la boca y llevaba el tenedor a la cuartilla...

Un día, en Segovia, fue a la peluquería que acostumbraba, se sentó en el sillón del barbero, pusieron sobre sus hombros el paño protector, le dieron el periódico para que se entretuviera..., y cuando iban a enjabonarle la barbilla, el maestro barbero le preguntó de manera rutinaria:
- Don Antonio, ¿qué va a ser?
El genial poeta andaluz contestó con aire distraído:
- Lo de siempre, Juan: café con leche y una tostada.

Una personalidad singular, inspirada, a la que puede perdonársele cualquier despiste a cambio de los magníficos versos que escribió.

CDR

miércoles, 18 de diciembre de 2013

TRES SEMANAS

Hace tres semanas pensé que pronto escribiría en este blog sobre cuánto hemos cambiado desde aquel brindis el primer día del año. Porque no somos los mismos, hemos descubierto cosas sobre nuestra vida, hemos crecido y evolucionado. Nos han pasado cosas buenas y malas, hemos intentado dejar atrás actitudes, hemos cumplido compromisos, estamos satisfechos de ciertos logros, y cansados, decepcionados o tristes por ciertas circunstancias. Y hoy, veinte días después de la última vez que me senté a escribir, la sensación de cambio me atenaza con más fuerza, pues el tiempo discurre veloz por más que al echar la vista atrás un año sea tan largo.

A estas alturas de diciembre ya es ineludible sentir la Navidad, su espíritu nos contagia. Y aunque verdaderamente la vida nos dé motivos para verlo todo negro, en el fondo sabemos que debemos -y lo necesitamos- aferrarnos a lo bueno que tenemos, valorarlo y alegrarnos por ello.

Hoy precisamente quedan trece días para que acabe este año trece. (Casualidades; sigo sin ser supersticiosa.) Es quizá un poco pronto para formular deseos, pero esta vez me adelanto porque únicamente pido uno: esperanza. Lo pido con tiempo y con todas mis fuerzas.

Es la esperanza esa cosa con plumas
que se posa en el alma,
y sin palabras su canción entona
y nunca se calla,

y más dulce se escucha en el vendaval;
y poderosa ha de ser la tormenta
que pueda abatir al pequeño pajarito
que a tantos abrigó.

Lo he escuchado las tierras más frías,
y en los mares más extraños;
mas nunca en la penuria
me pidió una migaja.

(Emily Dickinson)


Para muchos la esperanza será algo intangible, abstracto, inservible, ¿para qué?
Al menos nos reconforta.
Al menos yo la necesito.

(Curiosamente, según el santoral, hoy es el día de Nuestra Señora de la Esperanza. Otra casualidad.)

CDR