Páginas vistas en total

domingo, 16 de febrero de 2014

MUJERES INTELIGENTES

Hace tiempo que vi La sonrisa de Mona Lisa (2003) y me gustó la película; hoy me sigue gustando. Aunque no obtuvo un gran éxito de taquilla y recibió de la crítica pocos elogios, no se puede negar el buen trabajo tanto de Julia Roberts como del elenco de jóvenes actrices que la acompañan (Kristen Dunst, Julia Stiles, Marcia Gay Harden, Maggie Gyllenhaal, etc.)

Ambientada a principios de los años cincuenta en Nueva Inglaterra, se trata de la historia de Katherine Watson, una profesora que se traslada desde California al campus de la prestigiosa y estricta universidad de Wellesley, donde encontrará a las chicas más inteligentes y preparadas del país, sin otro plan de futuro, sin embargo, que el de casarse, tener hijos y cuidar de su familia. En este mundo elitista y conservador no encaja la profesora soltera a sus treinta y pico, de mente abierta, defensora del papel de la mujer en la sociedad, de la emancipación femenina y del derecho a elegir por sí mismas.

Según la profesora de etiqueta, un anillo de compromiso en el dedo de una joven es el mayor premio que una puede recibir. Cuando Katherine anima a sus alumnas a pensar por sí mismas, se enfrenta a las facciones más conservadoras del profesorado e incluso de algunas de sus estudiantes, como la superficial Betty Warren. Recién casada, esta joven se convierte en la adversaria de Katherine, porque según ella está en contra de la sagrada institución del matrimonio e intenta inmiscuirse en sus vidas, poniendo en tela de juicio sus tradiciones. Para cada una de las chicas, la osada profesora de Historia del Arte supondrá un contrapunto en sus previsibles vidas. Joan, tras comprobar que es admitida en Yale para estudiar Derecho, reivindica su opción de irse a Philadelphia con su marido y dedicarse al hogar. Giselle, la más alocada, tomará a la profesora como modelo, reafirmando su comportamiento liberal. La dulce y tímida Connie adquirirá valor para superar sus inseguridades. Y la propia Katherine, al final, también aprenderá una importante lección sobre ella misma.

Quizá no sea una película de gran calidad. Desde luego el tema no es el apropiado para que la gente acuda en masa al cine, y así pasa desapercibida fácilmente. No obstante, es una muestra de lo que suponía ser mujer no hace tantos años. Mujeres inteligentes cuyo talento se reconvertía en la capacidad de estar siempre perfecta para el marido, sin descuidar las tareas de la casa, tener la cena preparada a determinada hora, suspirar por un nuevo electrodoméstico y sonreír, poner buena cara pase lo que pase. Como si su vida tuviese que ser una fotografía con una sonrisa perfecta, no importa si fingida.

No creo que se pueda entender una crítica subyacente a las amas de casa, por supuesto. Se basa simplemente en el hecho de que la mujer sea capaz de pensar por sí misma, decidir, no adaptarse a lo que se espera de ella. Y más concretamente, no seguir permitiendo que el éxito en la vida de estas chicas se mida por el estatus que aporta el matrimonio sino por el desarrollo personal.

Me quedo con una frase que escribe  Betty en el que será su último editorial en Wellesley -después de varios artículos incendiarios, uno de los cuales incluso supuso el despido de la enfermera del centro-: "La profesora Watson nos hizo ver el mundo con ojos nuevos." ¿No es gracias a eso que tantas cosas han cambiado, y seguirán cambiando (esperemos)?

CDR

3 comentarios:

  1. Me encanta poder leer lo que me gustaría escribir y no puedo hacerlo, menos mal que estás tú para eso, para poner por escrito lo que muchos de nosotros pensamos y no sabemos expresarlo.
    Esta tarde he visto la película por tercera vez y, lejos de aburrirme, cada vez que la veo descubro algo nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Yo la he visto a salto de mata, pero me encanta y la interpretación de Julia Roberts pues, sencillamente, genial.
    Tati.

    ResponderEliminar
  3. Me pareció una película agradable e interesante y que, con el paso del tiempo, siempre se puede volver a ver. Yo no lo he hecho hace tiempo, así que está pendiente.
    Pmd.

    ResponderEliminar