Páginas vistas en total

lunes, 10 de febrero de 2014

VIENTOS

Aire atmosférico:

Estos días estamos sufriendo fuertes corrientes de aires producidas en la atmósfera por causas naturales, vientos casi huracanados que están haciendo bastante daño.

De ayer y siempre:

Figuradamente, viento es aquello que agita el ánimo con violencia.

Y también es viento la vanidad o jactancia. Darse aires, vamos.

Al igual que expulsar los gases intestinales, vientos.

En el mundo animal:

Las piezas de caza dejan un olor como rastro llamado viento.

Viento es un hueso que tienen los perros entre las orejas.

En el mar:

La dirección trazada en el plano del horizonte, el rumbo es el viento.

Así como es un viento cada uno de los ocho que equidistan de los enteros en la rosa náutica.

Y toda una serie de matices que indican a los entendidos marinos los tipos de viento que soplan (viento abierto, viento a la cuadra, viento blanco, viento calmoso, viento cardinal, viento largo, viento marero...)

Una sinécdoque:

Conjunto de instrumentos de viento de una orquesta.

Frases varias:

Cuando algo va bien, sucede con buena suerte o indica prosperidad, se dice que va viento en popa.

Si algo se divulga en todas direcciones, se sabe por todas partes, es que lo hemos proclamado a los cuatro vientos.

Desear algo o a alguien con ansia y hacer cuanto sea necesario por conseguirlo es beber los vientos por eso o esa persona.

Como el viento, rápidamente, hacemos aquello que nos interesa o que tenemos prisa por terminar.

Si conseguimos algo arrostrando inconvenientes, dificultades o la oposición de alguien, lo hemos obtenido contra viento y marea.

Irse con viento fresco significa con malos modos, con enfado o con desprecio.

Cuando las circunstancias son adversas para algún asunto, se dice que corren malos vientos.

Seguir siempre, atento solamente a su interés y conveniencia, el partido que prevalece es irse con el viento que corre.

Una reflexión:

¿Son imaginarios los enemigos que nos acechan cual molinos de viento quijotescos? Ciertamente, no parecen cosas de viento, vanas, de poca entidad, los problemas que nos desazonan cada día.

Habrá quien diga que el viento nos trastorna la cabeza...

CDR

3 comentarios:

  1. Esperemos que corran buenos vientos.
    Tati.

    ResponderEliminar
  2. ¡Por fin, se va el viento...! Pero está estupenda esta reflexión con sus matizaciones.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  3. Contra viento y marea no nos queda más remedio que seguir adelante.

    ResponderEliminar