Páginas vistas en total

domingo, 13 de octubre de 2013

PERROS NO

Hasta que no he tenido perro, no me había dado cuenta de la cantidad de lugares a los que tiene el acceso denegado el mejor amigo del hombre. Empezando por los más lógicos, como los centros sanitarios o los restaurantes, hasta los más insólitos (al menos para mí), como un parque al aire libre o una playa.

Ustedes dirán que los perros son sucios y hacen sus necesidades por ahí, dejando hecho un asco el sitio por el que pasan. Se sobreentiende que el dueño del perro es responsable de lo que hace su mascota y si un señor, señora, señorita, joven, niño o niña deja por ahí los excrementos de su perro, seguramente también dejará los suyos propios en un baño público, y tirará los papeles al suelo sin molestarse en buscar una papelera. Es decir, el guarro no es el perro, sino el propietario. ¿Es que nunca han visto a ese hombre que no puede aguantar más y orina en cualquier lugar? No debe ser algo excepcional pues yo lo veo a menudo, hoy sin ir más lejos. ¿Y qué me dicen de esos rincones que apestan a orines, no precisamente de perro? Además, ¿nunca se han adentrado a las afueras de una playa, un lago u otro lugar al que tenga acceso el ser humano y se han encontrado con unas cuantas catalinas adornadas con su papel y todo?

Pueden argumentar también que los perros son molestos o pueden ser peligrosos y por ello tienen vedado el paso a lugares públicos. Se da por supuesto, igualmente, que el amo de un perro que puede causar daño lo llevará con su correspondiente bozal y no lo dejará suelto, lo mismo que si el animalito es demasiado cariñoso y se arrima a alguien a importunar con sus carantoñas, lo amarrará de inmediato y pedirá disculpas sin dejar que la cosa vaya a más. He estado en playas en que el hijo de algún vecino de sombrilla me ha estado fastidiando y encima los padres le han reído las gracias. Y también van por la carretera conductores al volante de coches potencialmente peligrosos. No he visto ningún cartel de prohibido niños maleducados o prohibido locos sueltos.

Entiendo que los perros son animales y no puedan entrar libremente a donde sea como las personas, pero no me nieguen que hay personas que dejan mucho que desear, aventajando claramente a sus amigos los canes. A mí no me gusta ir por la calle y pisar una mierda de perro, pero tampoco me gusta pisar un chicle ni ver toneladas de basura por las ramblas.

Resumiendo.

CDR

1 comentario:

  1. Las mascontas conllevan unos quehaceres y unos problemas que muchos no comparten. También, es una educación lo que suele haber detrás de todo esto. Y en este país...
    Pmd.

    ResponderEliminar