Páginas vistas en total

jueves, 24 de julio de 2014

MIMOS

MIMO... bonita palabra, ¿verdad? Ni siquiera tiene origen etimológico, ya que es un término de origen expresivo.

A no ser que se refiera al intérprete que se vale de gestos y movimientos corporales para actuar ante el público, en cuyo caso proviene del latín mimus, y este a su vez del griego μῖμος.
Porque, entre griegos y romanos, el mimo era un farsante del género cómico más bajo, bufón hábil en gesticular y en imitar a otras personas en la escena o fuera de ella.
Y por extensión, se denomina mimo a la farsa o pantomima. Cuántos ejercen actualmente de mimos sin ser esa su profesión...

Pero a mí me interesan ahora los mimos de mimar, los que expresan cariño, halago o ternura. ¿Por qué esa condescendencia excesiva se usa solo con los niños? ¿Y los mayores?, ¿acaso no necesitamos que nos mimen? Claro que sí, a todos nos gusta que nos traten con mimo.

_________________________________________________________________________________

MI-MO, sencillo como las primeras sílabas que balbucea un bebé.

MÍ-MA-ME, cuando decíamos la lección en parvulario. Hoy toca la letra EME. Por algo se parece tanto a MA-MÁ...

MI-MI-TOS, antes de perder la inocencia y que nos avergüence esta locución.

_________________________________________________________________________________

MI-MO-SA, te sientes a veces y ronroneas como una gata perezosa en espera de la mano acariciadora.

MI-MAR, con delicadeza, tacto, favor, regalo. Y no tanto pedir, consideración.

_________________________________________________________________________________

MI-MA-DO, ya con cierto sentido peyorativo, porque los mimos, si no son en su justa medida, pueden causar empacho. 

_________________________________________________________________________________

Sin ñoñería, pero hoy necesito mimos.











CDR

4 comentarios:

  1. Como Pmd y tati te tratan con mucho mimo, yo me uno a ellos y te envío unos cuantos mimitos. Aunque no nos conozcamos ya sabes que formas parte de mi rutina diaria. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Eres muy lista Lucía. Todos necesitamos, de vez en cuando, un poquito de mimeo.
    Tati.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los tres. A veces necesitas ser un poco mimada (el que no llora no mama -más emes-), aunque sepas que siempre están ahí las personas que te quieren.

    ResponderEliminar