Páginas vistas en total

sábado, 30 de junio de 2012

GRACIAS

Muchas de las personas más cercanas a mí, las que me ayudan y apoyan cuando lo necesito, y me hacen favores cuando podrían simplemente mirar para otro lado, no me dejan darles las gracias por todo ello. Pero, ¿por qué? Dar las gracias es manifestar el agradecimiento por lo recibido. Y si su argumento es que lo hacen de corazón, mi tesis es que igual yo lo agradezco sinceramente. No puedo evitar decir gracias, gracias, gracias. Una palabra tan socorrida pero que la mayoría de veces, en los casos a los que me refiero, se queda corta. Para mí entonces no es una fórmula de cortesía vacía de contenido, sino un vocablo vivo, lleno de calor y cariño.
Así que ya sabéis que forma parte de mí reconocer de esa manera todo lo que hacéis. Igual que un abrazo,un beso,un apretón fuerte en la mano... un gracias inmenso para vosotros.

CDR 

2 comentarios:

  1. Las personas a las que queremos no hace falta darles las gracias, sin bien es cierto que es una muestra más de agradecimiento.Lo que pasa es que la mayoría de las veces lo hacemos como cumplido a extraños, por lo tanto, estoy más a favor del abrazo, de la mirada cómplice, de una sonrisa, del apretón y eso que yo de cariñosa nada de nada, pero creo saber percibir las personas que son agradecidas, las que me quieren incondicionalmente y aquellas que, aunque algún día ponga tierra por medio, por circunastancias de la vida, seguiré estando en su corazón, lo mismo que ellas seguirán estándolo en el mío.
    Tati.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues vaya dos...! Y vaya días y mensanjes lacrimógenos. Las personas son como son, unos cariñosos, otros agradecidos, algunos besucones, otros no... lo importante es estar AHÍ y poco más. ¡Bueno, un besito, de vez en cuando, no está nada mal. Y un abrazo chillao, tampoco... ! Lo que uno sienta, y poco más.
    P.

    ResponderEliminar