Páginas vistas en total

martes, 2 de octubre de 2012

RUTINA

Dícese de la costumbre inveterada o el hábito adquirido de hacer las cosas por mera práctica. La rutina a veces arruina nuestra convivencia, nuestra ilusión, nuestra vida. Sin embargo, paradójicamente, ¿no es una rutina dejar que la rutina nos aplaste? Pues rebelémonos contra ella, disfrutando de la costumbre como si de novedad se tratase. He ahí el gran reto que la rutina nos plantea, superarla e ignorarla, que lo cotidiano sea lo que realmente queremos hacer, que quien nos acompaña en el camino, día tras día, sea quien de verdad hemos elegido.

Hace unos meses tuve la suerte de conocer a la escritora y poetisa Dionisia García (Fuente Álamo, Albacete, 1929) y me impactó, además de la belleza de sus versos, su lucidez, su temperamento, su ilusión vital y sus proyectos futuros -teniendo ochenta y tres años.- Por eso quiero compartir con ustedes este poema a propósito de mi reflexión de hoy:

Cuando frecuentas
los mismos lugares
en los años,
imposible no advertir
esa pátina leve
que el tiempo deposita,
pero ante la mirada
de otros ojos más nuevos,
aquello que tú amas
aparece gastado,
lo mismo que tus manos y tu rostro.
No por eso la vida es menos bella,
y las costumbres tienen que ser otras.
El problema es saber acomodarse,
acudir a la cita como aquel primer día,
y hasta que llegue el último.

(XXXIII - de "Las palabras lo saben")

Echarle imaginación, fantasía y ganas para transformar la rutina en vida, quitarle por fin ese sentido peyorativo que para la mayoría tiene.

CDR

2 comentarios:

  1. Soy un ser completamente rutinario, para mí la rutina se convierte en un proceso diario que me lleva a donde yo siempre pretendo ir. A veces, cuando quiero, me salto esa rutina y, entonces, disfruto de otras cosas. ¡Cuánto me dice este bello poema de Dionisia García, a quien tanto admiro por la profundidad de su poesía y de su humanidad!
    Gracias, Cristina, por esta bendita rutina.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué encanto de mujer! Me encantaría llegar a su edad con esa vitalidad y su forma particular de ver la vida y con el calor de sus versos a mi lado, aunque fuese rutinario.
    La rutina te lleva, a veces, a salir de ella, esa podría ser la parte positiva.
    Tati

    ResponderEliminar