Páginas vistas en total

lunes, 13 de enero de 2014

HUESOS

Del latín ossum. Pero huesos lleva hache. Porque la llevan todos los diptongos iniciales ia, ie, ue, ui. Óseo, ososo, osamentaosario... sin hache, hueso la lleva.

Son huesos cada una de las piezas duras que forman nuestro esqueleto, y el de los demás vertebrados. Cuánto sufren nuestros huesos: sobrepeso, cambios de tiempo, golpes, falta de calcio.

E incluso hay momentos en que la fatiga nos pesa tanto que no podemos con nuestros huesos.

A la parte dura y compacta en el centro de algunos frutos, en la cual se contiene la semilla, también se la denomina hueso. Aceitunas, cerezas, melocotones.

Hueso es esa cosa que causa trabajo o incomodidad. A lo largo de la vida, se nos presentan numerosos huesos duros de roer.
 
Por contagio semántico, un hueso es asimismo un profesor muy exigente. Titulares de asignaturas que parecen imposibles de aprobar.
 
Y así, coloquialmente, en general, también es un hueso una persona de carácter desagradable o de trato difícil. En Ecuador, más concretamente, se llama así a una persona tacaña. 
 
En plural, huesos son los restos mortales de una persona.
 
No es difícil imaginar por qué, dicho de un color, el hueso es un blanco amarillento.
 
Algunos huesos son más agradables, por ejemplo el hueso de la alegría o cóccix, formado por la unión de las últimas vértebras; o el hueso de santo, un rollito de pasta de almendra con esa forma. Ah, no olvidemos los Huesitos.
 
Y hablando de comida, parece que ya no está tan de moda estar en los huesos y se está fomentando una vida sana con hábitos saludables. Sin embargo, algunas firmas de moda lanzan colecciones para tallas especiales... ¡a partir de la 38!
 
Aunque no seamos violentos, en ocasiones quisiéramos, figuradamente, molerle a alguien los huesos. Y a falta de oportunidades o de habilidades para ello, también a veces nos dedicamos a murmurar sobre los defectos de alguien, no dejándole ni un hueso sano.
 
Nos encanta darle a la sin hueso.
 
Y también nos complace, hay que reconocerlo, que alguien (muy concreto) nos diga que está loquito por nuestros huesos.
 
CDR

3 comentarios:

  1. ¡Lo que da de sí esta palabra! No sé si seré un hueso, tampoco sé si alguien está por mis huesos.
    Espero que la respuesta sea negativa en el primer caso y positiva en el segundo.
    Tati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta que la mayoría de tus alumnos no piensan que seas un hueso, pero no puedo garantizarte que alguno así lo crea. En cuanto a lo de que alguien esté loquito por tus huesos, ¿cómo puedes dudarlo? Lo tienes en la mesa de al lado.

      Eliminar