Páginas vistas en total

viernes, 24 de enero de 2014

VIAJE DE REGRESO

De cara al fin de semana, con algo más de tiempo libre, no es tan fácil encontrar excusas para no leer. Aunque la estación está bastante templada por estas latitudes y las tardes alargan ya, sigue apeteciendo abandonarse por un rato a la lectura en nuestro rincón favorito de la casa.

La propuesta de hoy es una original novela que incide en la visión de la actualidad a través de una historia muy interesante.



Abogado, escritor, guionista de cine y dramaturgo, Andrés J. Reina (Tánger, 1973) firma su tercera novela, Proyecto Zoorama (2011). Ha sido finalista con ella del XLII Premio Ateneo de Sevilla de Novela y del premio Jaén de Novela 2010. Tras Yoshiwara (2005) y Matar a un leopardo (2007), varios años de silencio narrativo en que Reina se ha volcado en su producción dramática. Ahora, el escritor afincado en Málaga nos sorprende con una narración próxima al thriller fantástico, plagada de humor negro y de una intriga trepidante.

El protagonista de esta historia, Leonardo Rey, compagina su actividad de abogado con la de escritor. Y hasta ahí la similitud con el propio autor, aunque esté escrita en primera persona y a modo de diario. Porque por lo demás, el personaje encarna paródicamente todos los defectos de ambas profesiones. Un tipo egocéntrico, repelente y manipulador, que vive rodeado de glamour, fiestas, sexo y alcohol. Pero una serie de circunstancias hacen que cambie el rumbo de su vida y se vea envuelto en una especie de conspiración para reparar su frívola existencia. Un proyecto antisistema apenas esbozado en la juventud con un amigo emerge de pronto con toda consistencia y lo lleva a iniciar un viaje por diferentes países que se convertirá, en definitiva, en el regreso desde la autodestrucción. El sueño buscado por el artista, la utopía de justicia se aparcan por la llegada del éxito fácil y aturdidor, mas regresan del pasado sin otra opción que la de enfrentarse a uno mismo.

Como punto de partida, la acción se sitúa en Málaga. A medida que avanza la narración, el espacio se va abriendo a otros lugares del mundo, en una persecución vibrante con todos los ingredientes de la novela negra, mezclados a su vez con elementos surrealistas y fantásticos. Si esto lo ataviamos con unos intensos diálogos, que hacen que los personajes salten del papel -aquí se adivina el saber hacer del guionista que también es Reina- y una prosa fluida de lenguaje verosímil y cercano, el resultado es un interesante artefacto literario que no dejará indiferente a nadie. Porque más allá del argumento, es fundamental la crítica al mundo actual de falsas apariencias, a la globalización, a la crisis. En el trasfondo, una esperanza: es posible la vuelta a la humanidad, como le ocurre al protagonista.

La intriga nos llevará hasta el final casi sin respiración en una sucesión de vívidas escenas. Y tras plantearnos algunas de las dualidades con que se enfrenta el ser humano -triunfo/fracaso, mesura/exceso, degradación/moralidad- y muchas dudas existenciales, un final abierto para seguir pensado una vez cerrado el libro. Una novela para remover conciencias, a ritmo de vértigo.

¡Feliz lectura!

CDR

1 comentario:

  1. Buena recomendación, bloggera. Y hoy hermoso día gris, para esta tarea encomendada.
    Pmd.

    ResponderEliminar