Páginas vistas en total

domingo, 1 de junio de 2014

EL ESPEJO

En esta mañana nublada del primer día de junio, vamos a reflexionar sobre cómo nos vemos a nosotros mismos.

Nada hay más subjetivo que la apariencia física, pues son mudables los cánones de belleza y son diversos los ojos que miran.

Más que ser guapo o feo, lo que importa es sentirse de una u otra manera. Porque lo que nosotros sintamos en nuestro interior será lo que reflejemos al exterior, y así nos verán como nosotros nos veamos. Y además, no nos importará lo que piensen los demás, en caso de que no coincida con nuestra confianza y seguridad.

Como ejemplo, a continuación un breve y hermoso cuento del poeta persa Sanai, titulado "El negro y el espejo", que dice así:

Un negro encontró un espejo abandonado en un camino y, al mirarlo, vio su imagen: nariz toda chata, rostro muy feo, ojos color fuego y mejillas color carbón. Como el espejo no ocultaba sus defectos, lo arrojó al suelo y se dijo: "Quien poseía este objeto tan horrible decidió librarse de él. Si hubiese sido tan hermoso como yo, no lo habría abandonado."

El espejo siempre nos devuelve una imagen real, pero depende de nuestra propia percepción cómo nos veamos.

CDR

3 comentarios:

  1. Mejor miramos en el espejo interior de nuestros amigos y conocidos, y de paso en el nuestro para no olvidar nunca lo que realmente somos. Gracias, bloggera por recordarnos que la belleza es relativa.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. Está claro que nosotros nos vemos según en el estado de ánimo que tengamos en el momento, si estamos bien nos vemos mejor y todo lo encontramos más fácil, así que tendremos que mantener el espíritu bien alto. ¡Ánimo para todos!

    ResponderEliminar
  3. Dependiendo del día, mi espejo refleja rostros diferentes, a veces, no me reconozco ni yo.
    Tati.

    ResponderEliminar