Páginas vistas en total

miércoles, 14 de agosto de 2013

VEJEZ

Cualidad de viejo. Entendemos cualidad como algo positivo, pero en realidad se trata de cada una de las características, naturales o adquiridas, que distinguen a las personas, animales o cosas. Sean buenas o malas.

Bonita palabra aunque no se considere políticamente correcta.

Edad senil o senectud. Aquí ya se advierte la decadencia.

Pero sigue siendo hermoso el vocablo.

Aunque el concepto encierre arrugas, cansancio, dolor...

Serenidad.
 
Huellas de una vida plena,
surcos de una sonrisa eterna.

El gozo y la amargura
cincelados en el rostro y en el cuerpo.

Tiempo pasado,
baúl lleno de recuerdos.

Pasos lentos,
experiencia de un cabello encanecido.

Un mañana cercano,
el futuro se ha ido.

Sombras de lo que fuimos.

Achaques,
deterioro,
miedo,
frío.

¿Qué he hecho yo
para merecer esto?
Nacer,
desde ese momento
empieza el sufrimiento.

(Dichosos si hasta entonces
no lo vemos.)

Todos caminamos
por el mismo sendero.
No existen atajos ni otros derroteros.

Escalar la montaña,
tropezar, caer, levantarse,
seguir adelante.

(O caer al vacío antes.)

Vadear el río de la enfermedad,
luchar contra el físico y el alma.

Conservar alguna esperanza
nos salva.

Ilusiones, confianza, ganas...
hasta que la muerte nos alcanza.

CDR

3 comentarios:

  1. Hermosa loa al transcurrir del tiempo, que no de la vejez. Porque siempre nos quedan las ilusiones, las esperanzas, las ganas de seguir...
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. A todos nos alcanzará. Esperemos que no demasiado pronto.
    Tati.

    ResponderEliminar
  3. El transcurrir del tiempo hacia la vejez es la única forma de vivir, a no ser que muramos antes de llegar, lo cual es todavía peor. He querido expresar en esta entrada cuánto me conmueve y me afecta esa última estación a la que se llega, en ocasiones de manera aceptable, otras de un modo tristísimo y duro de aceptar. En cualquier caso, un homenaje a nuestros mayores, ancianos con más o menos salud, más o menos agilidad, más o menos claridad mental... Pero en cualquier caso con un largo camino recorrido que nosotros no tenemos asegurado. Así pues, mirarlos con ternura y tratarlos con cariño y respeto es, además de lo que humanamente debemos hacer, lo que desearemos cuando estemos como ellos. Porque ni el más altanero joven hoy se librará de ser un anciano mañana.

    ResponderEliminar