Páginas vistas en total

sábado, 26 de mayo de 2012

IMAGINACIÓN

"Facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales" es una de las definiciones de imaginación, según el DRAE. Además, seguro que todos entienden qué es la imaginación, todos la tienen y todos saben usarla. Entonces, ¿por qué insultan nuestra capacidad y además hieren nuestra sensibilidad todos los días desde los medios de comunicación?

Considero, en mi humilde opinión, que informarnos no debe pasar por saturarnos de imágenes. En primer lugar, porque en muchas ocasiones tales reproducciones son ofensivas para los interesados; y en segundo lugar, porque nos anestesian, nos idiotizan y nos endurecen.
Seguramente es cierto que una imagen vale más que mil palabras. Sin embargo, a veces bastaría con el texto para hacernos una idea de lo que pasa. Al menos a mí me molesta y me afecta ver a diez personas colgadas en un puente por la violencia de los cárteles en México; ver inmigrantes muertos, abotargados por el agua, víctimas del último naufragio de una patera; o ver tirado en la carretera al accidentado del fin de semana, tan destrozado como su vehículo -por poner sólo tres ejemplos que ahora mismo se me ocurren.-

Sé que es indispensable el apoyo visual en la información, pero quizás este debería de ser más intuitivo. Nos dejamos tragar por una vorágine de morbo falsamente necesario. No sólo en la información sino también en los famosos reality shows. Cuanto más se vea, mejor. Cuanto más retorcido sea lo que se muestre, mejor. A mí, particularmente, no me interesa nada ver a personas que no conozco metiéndose mano o bañándose desnudos en un jacuzzi o comiendo gusanos en la selva. (Imágenes que suelo ver en las horas muertas en la peluquería, y de lo que hablaré detalladamente en otro momento.) Si me apetece esa temática, ahí están las películas, que al menos tienen un argumento la mayoría de las veces. Y también podemos tirar de nuestra propia vida, que con frecuencia es tan aburrida porque nos preocupamos más de la de los otros.

Por favor, no me salgan con que nadie me obliga a ver la tele -si no la veo-, con que los programas supuestamente educativos de documentales sobre animales también son violentos, con que tiene que haber de todo para todos los gustos. Afortunadamente, no somos animales, no necesitamos matar para sobrevivir, y si no nos acostumbraran a la basura, lo más seguro es que sabríamos distinguirla en cuanto la viéramos.

CDR

No hay comentarios:

Publicar un comentario