Páginas vistas en total

martes, 31 de julio de 2012

HAIKUS

Las formas breves concentran de manera extraordinaria aquello que quieren expresar. Como ya dijo Baltasar Gracián "Lo bueno, si breve, dos veces bueno." Pero no voy  hablar hoy de aforismos, citas o pensamientos, sino de haikus. Una forma poética de origen japonés, de tres versos, que condensa en su simplicidad un modo de entender la vida a través de la naturaleza. La característica principal del haiku es su sutileza y, formalmente, su asimetría, que sugiere libertad.

El haiku nace de una emoción profunda sentida al contemplar la naturaleza y nos sumerge en un silencio ancestral, anterior a nuestra propia existencia. No es extraño, pues, que se haya relacionado esta estructura con la filosofía zen. De sobra es sabido que la cultura oriental es espiritual por definición. Sin embargo, muchos poetas occidentales se han dejado seducir por estos sencillos poemas -que no son nada fáciles de escribir- y su influencia en ciertas épocas de nuestra poesía española es innegable. En la actualidad se trata de un subgénero poético bastante cultivado.

Para la difusión del haiku en lengua castellana fue esencial la labor de Octavio Paz, que en 1956 realizó -en colaboración con Eikichi Hayashiya- la traducción de uno de los clásicos: Oku no Hosomichi, de Matsuo Basho (1644-1694). También el propio Paz es autor de magníficas muestras de haiku. Además, autores reconocidos como José Juan Tablada (mexicano), Jorge Luis Borges (argentino) o Mario Benedetti (uruguayo) los escribieron ocasionalmente. En España,encontramos rastros del haiku en poetas como Juan Ramón Jiménez o, muy especialmente, Antonio Machado, quien indagó en la misma esencia que intenta captar este poema japonés. En general, el haiku interesó posteriormente a toda la Generación del 27, influenciados por su sensibilidad y naturalidad.

Hay muchísimos, todos bellos y singulares. Aquí les dejo algunos de mis favoritos:

Mi tejado y mi casa han ardido.
Ya nada me impide ver
la luna que brilla.
(Haiku japonés)

La mariposa
recordará por siempre
que fue gusano.
(M. Benedetti)

Lejos un trino.
El ruiseñor no sabe
que te consuela.
(J. L. Borges)

Hecho de aire
entre pinos y rocas
brota el poema.
(O. Paz)

Canta, canta, canta
junto a su tomate
el grillo en su jaula.
(A. Machado)

Vienen las olas,
con ellas tu recuerdo;
pero se van.
(F. Basallote)

CDR

1 comentario:

  1. Cuando le hablas a los alumnos de esta forma poética, les suena un poco raro. Luego, cuando leen varios, les llaman la atención.
    Tienen su encanto, sobre todo por esa condensación de simplicidad a la que haces referencia.
    Tati.

    ResponderEliminar