Páginas vistas en total

jueves, 28 de febrero de 2013

FEBRERICO EL CORTO

Estaba de pie, absorta, mirando en el calendario impreso el último día de febrero, ese mes corto y a la vez perfecto, simétrico, con sus cuatro semanas, veintiocho jornadas y ni una más, a no ser que el año fuese bisiesto, cosa que se le podía perdonar y que incluso lo hacía aún más especial.

Esperaba a que dieran las doce en el reloj del salón para volver la página y empezar un nuevo mes, ahora que la vida transcurría contando semanas, en un deshojar de días, en una carrera hacia adelante en que su barriga iba cogiendo volumen, sus ilusiones forma y sus temores se desvanecían como el último segundo de febrero.

CDR

2 comentarios:

  1. Esa barriga, esas ilusiones, esos temores. La vida está llena de ellos, llegará un momento que el volumen cogido desaparecerá, y entonces...
    Tati.

    ResponderEliminar