Páginas vistas en total

domingo, 2 de diciembre de 2012

CHICO

Elegir un nombre es algo complicado, porque conlleva designar a alguien con un apelativo que lo acompañará el resto de su vida.  A la hora de escoger, tenemos en cuenta la sonoridad del nombre, que no hayamos conocido a nadie que se llamara así y nos cayera mal, cómo quedará la abreviatura, si será propicio a bromas fáciles... Como decía, algo complejo, sobre todo si es el nombre de un hijo o hija. Mucho menos si es para llamar a un animal doméstico que nos hará compañía en los próximos años. Si se trata de bautizar a una mascota, nos conformamos con que el nombre suene bien, corto y preciso, o como mucho, además, con que refiera alguna de las características del animal.

Y dándole vueltas a este asunto, me ha parecido que Chico puede ser un buen nombre para un perro pequeño, pues esa es la primera acepción del diccionario (que tiene poco tamaño), que es macho (en nuestros animales tendemos a asociar macho con chico y hembra con chica) y que alude también a un tratamiento de confianza, cariñoso.

Una vez nominado el perrillo, ahora solo falta empezar a convivir con él, que tres días no son nada y nos queda mucho por delante. Yo, amante de los gatos, intuía que si alguna vez conseguía una mascota sería antes un perro. Bueno, en realidad, soy amante de los animales, por eso estoy contenta y sé que, como todo pasa por alguna razón, Chico habrá llegado a mi vida con su motivo bien claro, aunque ahora aún no sea evidente.

Precisamente, la semana pasada leí un artículo de Rosa Montero sobre el contraste entre España y otros países en cuanto al trato a los animales. Y ella, que ha escrito mucho en su defensa y que desde hace treinta años siempre ha tenido perro dice: "Mis perros me han enseñado lo que es la alegría pura, la generosidad sin límites, los celos desbocados, el dolor intenso, la furia perfecta. Me han enseñado la integridad de las emociones. Hay algo en ellos mucho más verdadero e intacto que en nosotros, algo que te pone en contacto con lo real. (...) Soy mejor persona, entiendo mejor los secretos de la vida desde que estoy con ellos (...) Me han puesto en mi lugar entre los seres vivos."

Estoy dispuesta a aprender y a sentir todo eso.

-Pero, que conste, mi animal favorito sigue siendo el gato.-

CDR

3 comentarios:

  1. Leí, en su momento, el artículo de Rosa Montero. Me pareció entrañable.
    Optar por tener una mascota, o no, es como todo en la vida, decidirse y asumir todo lo que conlleva.
    Estoy convencida de que Chico estará muy bien cuidado es más, tendrá mucho cariño porque ha sido acogido con mucha ilusión. Y ahora, como se suele decir con los niños, no lo miméis demasiado, para eso estaré yo cuando tengáis que dejármelo.
    Tati.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada previsible. Suerte con la crianza.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  3. me encanto el articulo de rosa montero porque muchas de las cosas que he leído son ciertas los animales son fieles y respetan a la gente mas que un hombre y llamar a mi perro CHICO me parece cursi pero bonito a la vez y que CRISTINA le gusta los gatos es normal porque son mas astutos y mas inteligente

    ResponderEliminar