Páginas vistas en total

miércoles, 5 de diciembre de 2012

MARZO CONSPIRA


¿Existe una relación entre los sucesos y la fecha en la que ocurren?, ¿o es simplemente puro azar? ¿Se pueden evitar? Cuando tantos hechos incomprensibles nos sacuden, la dificultad de las preguntas que se nos plantean hace que aquellos dotados para la escritura traten de encontrar respuestas en la lírica. El dolor y la tragedia son los motores principales de Libro de marzo (e.d.a. 2011), de Carmen Velasco. Un libro original en su diseño, profundo en su tratamiento, intenso de principio a fin. A partir de los atentados del 11 de marzo de 2004, la autora hace un recorrido poético, con tintes cronológicos, por asuntos tan escabrosos como las muertes de mujeres en Ciudad Juárez, el sometimiento al burka, la ablación, los conflictos militares, y de ahí a otros más cercanos como la rutina del trabajo, la caducidad del amor, la promiscuidad en la red, los trastornos alimenticios. Al fin y al cabo, la presencia constante de la violencia gratuita e innecesaria. Y todo ello desde un enfoque femenino, no siempre precisamente delicado, y feminista, comprometido.
Quizá lo que falta es más responsabilidad, más fuerza para sentir como propios los problemas ajenos, no esperar a que la mala suerte llame a nuestra puerta para que la conciencia se nos estremezca. Puede que el destino esté escrito a priori, que la violencia sea inherente al género humano, que marzo siga conspirando, pero no debemos darnos por vencidos. Todos podemos contribuir a parar el cronómetro de esta guerra.

CDR

2 comentarios:

  1. En ocasiones, el azar o ese destino es caprichoso. Si nos detenemos un momento, un solo momento, podemos caer en la trampa de creer en él. No sé, no sé.
    Pmd.

    ResponderEliminar
  2. Caprichoso, o no, el destino lo marcamos nosotros. Lo casual es mínimo. Triste es no hacer nada por cambiar lo previsiblemente negro por cristales de colores, los que aparecían en tu entrada del día 21.
    Tati.

    ResponderEliminar